Zasko y Bnet: Hay que evitar que el freestyle se "futbolice"

EFE

Los dos últimos campeones de la Red Bull Batalla de los Gallos en España, Bnet y Zasko Máster, que compiten este sábado en Madrid en la Final Internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos, consideran que los aficionados a la improvisación se están "futbolizando" y "radicalizando".

El alicantino Zasko Máster vigente campeón nacional y el madrileño Bnet ganador en la edición de 2018 no solo serán los representantes españoles en la gran fiesta del "freestyle" internacional que se celebra este sábado en el pabellón WiZink Center de la capital española, sino que representan un estilo muy personal de improvisar y de entender la cultura hip-hop.

Publicidad

La pareja reflexiona, en declaraciones a Efe, sobre la toxicidad del público, en el que se ha despertado un fanatismo desmedido amparado en Internet y las nuevas plataformas digitales: "Hay que evitar que el 'freestyle' se 'futbolice, y entender esta disciplina como la de alguien que rapea y no como si yo fuera el Real Madrid", manifiesta Bnet.

Para ello, el madrileño cree que "hay que educar musicalmente al público para que entienda que lo más importante es el espectáculo y no el resultado, aunque la industria se está expandiendo tanto que es difícil de controlar".

Principalmente, "en los tiempos de Internet y YouTube la plataforma de vídeos es la principal vía de acceso de los consumidores a las batallas, donde la gente insulta gratuitamente para descargar su frustración en lugar de realizar menos críticas y más autoevaluación personal", añade Zasko.

El dúo también habla sobre la masificación de esta cultura y que eso desvirtúe sus valores originarios: "La parte positiva es que podemos llegar más, a cualquier tipo de medio, y ayudamos a difundir la cultura. Pero a los eventos de hip-hop antes solo iba gente rapera y ahora hay un público menos selectivo a la hora buscar hip-hop puro. Entienden la batalla como un show y no llegan a entender el trasfondo, los valores y lo que representa", comenta Zasko.

Esta forma de entender el 'freestyle' se extiende a su estilo en las batallas: “Hay gente que busca el morbo, la salsa rosa, y yo busco la espontaneidad, los enlaces de palabras complejos... Entiendo que no es lo que busca un chico de 12 años. Por eso creo que no puedes inculcar a la fuerza tu cultura pero molaría que de la mano de las batallas explicásemos lo que es el hip-hop", añade el alicantino.

Bnet, por su parte, sigue una línea de pensamiento en cuanto a la expansión de la escena y al planteamiento de las batallas: "No estamos innovando y el tipo de 'free' que hacemos no es una revolución, realmente estamos haciendo lo que se hacía antes".

"Así empieza el freestyle: improvisar sin pensar en nada. En otras épocas, España estaba evolucionando a un tipo de improvisación que, sin desmerecer, yo no comparto. Triunfaban los esquemas mentales de una forma más táctica, y no la improvisación del rap, que estaba cada vez más desplazado y dejaba de identificar a la gente más rapera", añade.

"Solo importaba el último mensaje hiriente, pero Bnet con su triunfo en la Final Nacional de España en 2018 rompió los esquemas, abrió la posibilidad de que otro estilo pudiera triunfar y ahora somos dos campeones nacionales que sabem hacer métrica y no seguimos el esquema batallero”, añade Zasko.

Para la competición más importante del rap improvisado de todo el mundo, España volverá a contar con al menos dos participantes nacionales en el torneo, como lleva ocurriendo en las últimas cuatro ocasiones de forma consecutiva, con el objetivo de que un nuevo competidor español pueda alzar el título de campeón, como ya hicieran Invert, Arkano o Skone anteriormente.

Ante la gran cita, Bnet confiesa sentirse "tranquilo, en dinámica y con ganas, sin pensar demasiado en el sábado, aunque motivado con que llegue el día".

"Se puede mantener la presión, pero imposible que no te afecte el entorno. A todos nos afecta porque esto ha crecido mucho y cambian cosas en tu vida. Ahora vas por la calle y te piden fotos. Otra cosa es que te cambie. Esa es la clave. Yo me tomo con naturalidad. Me preparo para la Final Internacional como si fuese a jugar un partido de fútbol en mi barrio", comenta.

Por su parte, Zasko admite "no hacer ninguna preparación". "No me importa dónde estemos ni cuántas cámaras haya. Seguimos siendo los mismos y no estamos pensando en ser súper estrellas. Ahora bien, cuanta más gente te sigue más expectativas generas. Somos humanos y no puedes evitar la presión y los nervios antes de salir al escenario. Pero en general, todo está controlado".

Publicidad