El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, inicia su último año de gestión

Agencia EFE

Panamá (EFE). El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, inicia este lunes su quinto y último año de mandato en medio de reconocimientos por los logros alcanzados, principalmente en materia económica, pero también con críticas por la forma "autoritaria" y de "confrontación" que le achacan a su gestión.

Martinelli presenta este lunes su penúltimo informe a la nación en la apertura de las sesiones ordinarias de la Asamblea Nacional.

Publicidad

Durante su gestión, respaldada por el 54 % de los panameños a mediados de junio, la actividad económica ha tenido un impacto positivo en el desempleo y la pobreza, cuyos índices entre 2009 y 2012 pasaron de 6,6 al 4 % y del 33,4 al 25,8 %, respectivamente.

El ministro panameño de la Presidencia, Roberto Henríquez, indicó a Efe que la administración Martinelli tuvo desde un inicio "un norte claro", que era, entre otros planes, impulsar una agenda de inversiones y reformas, como fue la reforma fiscal.

"Estamos construyendo obras que el pueblo panameño necesitaba (...), nuevos hospitales, una red vial moderna, nuevos aeropuertos, la cadena de frío, el Metro para la ciudad de Panamá; en pocas palabras, le hemos traído a nuestro país esperanza en el futuro", señaló Henríquez.

Precisó que en lo referente a la deuda su relación respecto al Producto Interior Bruto cayó del 45,41% en 2009 al 39,35% en 2012.

El analista político Mario Rognoni es de la opinión de que las obras ejecutadas en esta administración, así como las que se construyen, y los subsidios directos e indirectos otorgados a la población, los cuales rondan los 2.000 millones de dólares, le han dado a Martinelli la aprobación de la sociedad panameña.

"El presidente (Martinelli) ha mezclado bien el subsidio con obras concretas, lo que le da una aprobación del pueblo y de la sociedad en general", sostuvo Rognoni a Efe.

En tanto que para el presidente del Colegio de Economistas de Panamá, Raúl Moreira, el mandatario ha sabido aprovechar el trabajo en materia económica de administraciones anteriores, para tener excelentes tasas de crecimiento y crear incentivos a la inversión extranjera.

"Esto ha hecho que el crecimiento económico de Panamá sea realmente envidiable con relación a otros países", acotó Moreira a Efe.

Para el catedrático universitario Miguel Antonio Bernal, "cada quien habla de la fiesta según le va en ella", ya que es necesario entrelazar la "mejoría de la economía" que sostiene el Gobierno, con el "aumento de la deuda pública, la perversa distribución de la riqueza (...) y el aumento del porcentaje de la pobreza".

"Ellos podrán utilizar la propaganda y la publicidad para vanagloriarse de algo, pero creo que esto se derretirá apenas nos permitan que el sol salga para todos", puntualizó Bernal a Efe.

Indicó que el estilo de gobernar de Martinelli se ha caracterizado por la confrontación, algo que lo ha llevado a convertirse en una especie de "comején de la institucionalidad", creando con ello una profunda "frustración y decepción" en los sectores que han abogado por la democratización de la sociedad.

Tanto Rognoni como el diputado del opositor Partido Panameñista (PPa) Alcibiades Vásquez coincidieron con Bernal en que la forma "autoritaria" y de "confrontación" con que ha gobernado Martinelli no solo ha socavado la "institucionalidad del país", sino que también le ha hecho mucho daño a su propia imagen.

"Ha tenido un estilo de confrontación, autoritario, de poca consulta o ninguna, que creo que le ha hecho mucho daño en la imagen ante ciertos sectores", afirmó Rognoni.

En tanto que Vásquez sostuvo que Martinelli "ha destruido la institucionalidad del país a través de un sistema autoritario que contrasta mucho con las luchas" por la democracia de otros panameños.

Precisó que si bien hay que reconocer que se ha invertido, principalmente en infraestructura pública, no se ha medido aún la consecuencia a "corto plazo" del endeudamiento del país, sobre todo por los proyectos de llave en mano, que se pagan a su conclusión.

Finalmente, el economista Moreira indicó que hay que reconocer que en este periodo se han registrado hechos significativos en materia de inversiones y de proyectos, pero aún queda pendiente que la población sienta que está obteniendo algún beneficio de toda esa "inversión", en materia de salud, transporte público y en el precio de los alimentos, por ejemplo.

También quedan en el tintero, según Rognoni, problemas puntuales que debieron atenderse, como el problema de las aguas servidas, el de recolección de la basura, la inseguridad y el alto costo de la vida.

Publicidad