José Garibaldi

La deliciosa alita de pollo comienza a escasear en puestos de venta ante la gran demanda; restaurantes son los principales consumidores, mientras que el panameño de a pie debe madrugar para encontrarla en los mercados populares y más económicos.