Una de las claves de la operación de la vía acuática son los lagos de Gatún y Alhajuela, creados precisamente para permitir la operación del Canal. Estos dos lagos artificiales almacenan el agua de las lluvias que cae en la cuenca hidrográfica.