Ariel Ríos

En redes sociales se comercializa un producto que está afectando la salud de quienes lo utilizan. Los más vulnerables son menores de edad, quienes ya están introduciendo el aparato en las escuelas.