Linda Batista

La titular de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Inés Samudio, habló sobre cómo encontró el ministerio al llegar, las deudas y las posibles acciones que se tomarán para mejorar el estado actual de la institución.

“El ministerio se convirtió en promotor de vivienda sin planificación”, indicó Samudio, luego de explicar que se encontraron con 51 proyectos a través del programa Techos de Esperanza “los cuales no tienen identificados dónde van a hacer las casas”.

Publicidad

“Ellos llegaban a una comunidad y sin identificar dónde se iban a realizar las casas, algunas personas no tenían títulos de propiedad y no cumplían con las normas", agregó.

Considera que “hubo mucha improvisación” y que la pasada administración “engañó a la población”.

Detalló que había un contratista haciendo 20 mil casas. “El costo logístico de hacer 20 mil casas es grande, se realizó una inversión desordenada, nos asombra”.

“Tenemos otros proyectos que están en ejecución de fianza que es donde pasa este problema, hubo 6 proyectos licitados en los últimos meses de sanidad básica, alrededor de 102 millones de dólares para construir 25,500 unidades pero están sin verificar”, indicó.

Para Samudio el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) en la administración, pasada se convirtió en gran constructor y asumió responsabilidades que no eran de la institución. “Terminamos haciendo calles, un emisario submarino que estaba contratado... eso producto de mala comunicación entre las instituciones responsables”.

Por otra parte, indicó que en Colón no se ha terminado la Renovación Urbana, sin embargo está en un 95%. Se trata de un proyecto de 630 millones de dólares aproximadamente.

De la Casa Wilcox, uno de los componentes era el rescate de sitios históricos, cuando hacen su estudio, la restauración supera los 15 millones de dóalres. Mencionó que se le traspasó todo el informe al Instituto Nacional de Cultura (Inac), ente responsable de hacer las modificaciones.

En ese sentido, explicó que en el diagnóstico financiero la institución “no está mal”, dado que las cuentas que se deben son las de este año que están cerca de 60 millones, pero las auditorías han demostrado descontrol en las compras.

Indicó que el traslado de partidas que se realizó, es de dos millones que se utilizarán para hacerle frente a dos proyectos en Santiago de Veraguas y otro para culminar un edificio que está en Calidonia.

Esperan culminar los trabajos pendientes, que están hasta el 2021 y retomar el tema de ventanillas únicas, PH, y arrendamientos.

Publicidad