Al parecer, en la residencia se estaba llevando a cabo un bautismo.

Una denuncia ciudadana llevó a inspectores de salud este sábado hasta una residencia ubicada en Altos de las Praderas de San Antonio, donde tenía lugar una ceremonia religiosa en la que participaban más de 20 personas.

Además de no cumplir con el distanciamiento físico, los participantes no llevaban puestas sus mascarillas.

Publicidad

Si bien el Ministerio de Salud de Panamá autorizó la reapertura de los lugares de culto religioso, se debe cumplir con una serie de medidas de bioseguridad y solo se permite el ingreso del 25% de la capacidad del recinto.

Publicidad