Celayda Castillo

El Ministerio Público de Panamá confirmó que a través de la Operación Furia se incautaron unas 34 armas de fuego que pertenecían a los estamentos de de seguridad del país y que luego eran sustraídas por personas que en su momento pertenecieron a altos mandos dentro de las autoridades.