Panamá Nacionales -  24 de julio 2020 - 20:51hs

Miedo al COVID-19 y problemas económicos causan saturación en morgues, Minsa

Teiga Castrellón
Por Teiga Castrellón

El doctor asesor del Ministerio de Salud de Panamá, Alessandro Ganci, aclaró que los problemas que están confrontando en estos momentos las morgues, específicamente del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, no es a causa del aumento de decesos por COVID-19 sino por la acumulación de cuerpos cuyo fallecimiento se ha dado por otras razones y no los han retirado.

 Embed      

"Cuando estamos hablando del colapso de las morgues, estamos hablando de la morgue de Medicina Legal. Nosotros ya vamos a apoyar a Medicina Legal en los entierros de solemnidad. Lo que está sucediendo es que han aumentado casos de muertes, pero no de COVID-19 propiamente dicho", exlicó Ganci.

Con las aperturas que se han dado en Panamá los casos traumáticos, personas fallecidas encontradas en casa o en las calles sin identificación, que atiende el Imelcf, han aumentado y estos cuerpos no han sido retirados por sus familiares en vista de que presentan dificultades económicas para hacerles sus sepelios y en otros casos porque temen acercarse a estas instalaciones ante un posible contagio de COVID-19.

Ganci señaló que a pesar de que le han ofrecido a los deudos pagar los servicios funerarios, éstas no han ido a retirar los cuerpos y se recurrirá, según la ley les permite transcurrido un mes, a hacer los entierros de solemnidad de los cuerpos no retirados.

Este sábado y domingo, adelantó el doctor, se realizarán entierros de solemnidad a algunos de estos cadáveres que llevan más de un mes para ir liberando espacios.

 Embed      

El asesor del Minsa aclaró que los cuerpos no están apilados en llas morgues, sino que se colocan uno al lado del otro en las neveras. Ganci no cree que se vean situaciones parecidas a las que se vivieron en Nueva York o en Ecuador, donde los cadáveres fueron puestos en camiones refrigerados o permanecían en las casas y calles por varios días.

Ganci recalcó que los protocolos de bioseguridad indican que los cuerpos de los fallecidos por COVID-19 deben ser cremados y en aquellos casos que no se ha hecho este procedimiento se ha dado por temas religiosos y guardando medidas extremas de seguridad.