Los daños parciales y totales en estructuras de viviendas requerirán un aporte económico de unos B/.10 millones

Catherine Perea

Las lluvias, producto de los efectos indirectos del huracán Eta, dejaron a 783 familias afectadas en Panamá, especialmente en la provincia de Chiriquí y la Comarca Ngäbe Buglé, contabiliza de forma preliminar un informe de Emergencia Ambiental elaborado por el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot).

Publicidad

Los daños parciales y totales en estructuras de viviendas requerirán un aporte económico de unos B/.10 millones.

El Miviot indicó que la gira e inspección de trabajo se realizó a nivel nacional, pero se concentró en las zonas chiricanas más afectadas que son Bambito, Bella Vista, Área Norte y Sur comarcal, Loma Yuca, Altos Corrales, Soloy, Besikó, Coclesito, Corotú Civil, Baco y otros sitios.

Se detectaron viviendas afectadas estructuralmente por voladuras de techos, y otras destruidas en su totalidad por los deslaves y desbordes del río Chiriquí Viejo y río Fonseca y quebradas adyacentes y se recomendó la demolición y reubicación de las viviendas, prohibir nuevas construcciones y la reubicación de 150 familias a viviendas seguras.

Debido a las malas condiciones del clima y el deterioro de las vías producto de las crecidas de los ríos, el Miviot señaló que aún equipos de trabajadores evalúan afectaciones a otras viviendas en la región.

La entidad adelantó que se contempla construir 300 unidades básicas de viviendas en todo el territorio nacional. En Chiriquí se construirán 100 unidades básicas, Comarca Ngäbe Buglé 50 unidades básicas, Bocas del Toro 10 unidades, Coclé 10 casas, Colón 10 unidades, Darién 5 unidades, Herrera 5 viviendas, Los Santos 5 unidades, Panamá 10 unidades, Veraguas 10 viviendas y Panamá Oeste 35 unidades.

Publicidad