AFP

Unos 470 camareros pusieron a prueba su equilibrio y habilidad en su ya tradicional carrera en Buenos Aires, recorriendo 1.600 metros con una bandeja, dos botellas y un vaso lleno. El desafío: llegar primeros, sin derramar ni una sola gota.