AFP

Requirió un mes de trabajo de parte de una pareja de agricultores de Manitoba, en el centro de Canadá, pero valió la pena: acaba de ser reconocido por el libro Guinness de los Récords como el mayor laberinto de nieve del mundo.