SALUD Salud y Bienestar -  30 de marzo 2015 - 05:00hs

Las personas que dicen palabrotas son más felices

¿Necesitas una excusa para continuar diciendo palabras sucias? Al parecer, ahora ya tiene. Según la ciencia, decir palabras feas trae muchísimos beneficios a la salud. Sí, así mismo. De acuerdo a un estudio publicado por la Psicology Today, decir groserías tiene un efecto analgésico y puede hacernos mucho más felices.

Los investigadores llegaron a esa conclusión después de hacer una serie de experimentos. Uno de ellos consistía en medir el tiempo que 67 estudiantes conseguían mantener las manos sumergidas en un cubo con una buena cantidad de hielo. Cuando los estudiantes no soportaban más mantener las manos heladas, los investigadores los animaron a gritar palabras feas.

Después, los alumnos volvieron a hacer la misma prueba, pero en esta ocasión no podrían maldecir. Los resultados demostraron que cuando los estudiantes dijeron palabras feas, consiguieron mantener las manos frías durante 40 segundos más.

Los investigadores concluyeron entonces que al decir palabras obscenas aumenta la confianza en nosotros mismos, nos volvemos más sociables y nos convertimos en personas más saludables. Según el estudio, eso ocurre porque cuando decimos palabras sucias, nuestro cuerpo libera endorfinas, lo que nos ayuda a mantenernos más calmados, tranquilos y seguros.

¿Qué piensas del estudio? ¿Estás de acuerdo?

Yo continuo creyendo que la mejor forma de vencer un problema es teniendo calma y diciendo palabras que den valor.