Agencia EFE

El creciente uso de dispositivos móviles está revolucionando los hábitos de los turistas que al portar sus teléfonos celulares en playas y piscinas los exponen a unos de los peores enemigos de estos aparatos, el sol y el agua, lo que dispara durante el verano las reparaciones hasta un 30 por ciento.

Publicidad