Grúas reconvertidas en monumentos lavan la cara del puerto viejo de Asunción

Asunción se reconcilia con el río Paraguay desde su antiguo puerto, donde se están restaurando las viejas grúas industriales, ahora protegidas y que serán el principal atractivo del nuevo polo de reconversión urbana, que alojará ministerios y de donde partirá el Metrobús.

La capital, orillada en la margen izquierda del río Paraguay, vivió durante décadas ignorando su patrimonio natural más importante, y ahora se torna hacia él en un proceso de transformación que comenzó con la construcción de la Costanera, una suerte de paseo marítimo y acceso de gran capacidad al centro.

El nuevo paseo nace, o muere, en el puerto que, una vez perdida su actividad industrial se lava la cara para dar un nuevo servicio a la ciudad más acorde a los tiempos.

Sobre sus muelles, herrumbrosas y descuidadas, descansan seis grúas que datan de finales de la década de 1920, y que ahora se encuentran en proceso de restauración para "convertirlas en un monumento histórico dentro del puerto", según explicó a Efe el ingeniero a cargo de la operación, Hugo Falcón.

Falcón comentó que primero "se hizo un trabajo de investigación para analizar los colores que iba a tener la grúa finalmente, y esa investigación implicó la participación de un experto que buscó las capas de pintura hasta encontrar la original" mediante la técnica de la estratificación.

Luego "se tuvo que limpiar, retirar todo el óxido pero en forma mecánica", a que la cercanía del agua impidió el uso de productos químicos contaminantes.

Finalmente, también se recuperará el sistema de rieles por el que las grúas se movían, aunque ya no volverán a moverse, ni a funcionar, sino que quedarán como monumentos, debidamente iluminados con un sistema de luces led de colores.

Pero antes de llegar a ese punto, el ingeniero e hijo del anterior, Adrián Falcón, realizó una investigación histórica sobre el origen de la maquinaria, que permitió su protección por parte de la Secretaría Nacional de Cultura.

Para Adrián Falcón lo importante era saber la procedencia y la fecha en que las grúas llegaron a Asunción, pero sin conseguir encontrar una data exacta.

"Empezamos a ver que, a partir de 1928, ya había fotos y postales de estas grúas que estaban funcionando acá", en el puerto asunceno, señaló.

Con la procedencia tuvo más suerte, ya que valiéndose de drones se dedicó a "sacar fotos, grúa por grúa, para ver si tenían placas o algo así", donde encontrar "algún número de serie o algo indicativo (que) pueda darnos una información de la grúa".

Encontró dos placas diferentes en cada grúa, en las que aparecían los nombres de dos empresas estadounidenses, Industrial Bronwhoist y Baldwin Locomotive Works, que le permitieron conocer el origen de las mismas y el proceso de fabricación.

El investigador indicó que "Industrias Bronwhoist fabricó las grúas", mientras que "Baldwin les proveyó del sistema" de sujeción "sobre rieles" y fue la empresa que, mediante un representante argentino le vendió a Paraguay el conjunto.

Así conoció que "entre 1928 y 1931 esas grúas tuvieron que haber llegado a Buenos Aires y de ahí haber llegado acá", y explicó que esa maquinaria portuaria era empleada, principalmente, al manejo de carbón, que llegaba al puerto en ferrocarril, para alimentar las calderas de los barcos mercantes.

La rehabilitación de las grúas como patrimonio industrial se enmarca en la primera fase de reconversión del puerto, que consiste en la adecuación de las zonas comunes del mismo, y en la que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) invertirá 2,5 millones de dólares.

Posteriormente, la zona portuaria albergará nuevas sedes ministeriales, centros de ocio y cultura y locales comerciales, así como la terminal que servirá de punto de partida para el Metrobús, el nuevo eje de transporte rápido que se está construyendo entre Asunción y San Lorenzo, en el área metropolitana de la capital.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7