La Ley Electoral prohíbe la propaganda política en edificios y monumentos públicos, pasos elevados, colegios ni tampoco en árboles o infraestructuras que tengan que ver con el ambiente. Deben ser colocados donde no impida la visibilidad.