Acapulco Economía -  22 de septiembre 2013 - 18:13hs

México: ya sin turistas, Acapulco se queda sin agua y alimentos frescos

ACAPULCO ( AFP ) El balneario de Acapulco, uno de los más golpeados por las tormentas que dejaron en México más de 170 muertos y desaparecidos, logró evacuar a todos sus turistas pero ahora enfrenta la falta de agua potable, electricidad y alimentos frescos, así como posibles epidemias.

"Los turistas varados han logrado salir prácticamente en su totalidad de Acapulco", dijo este domingo a la AFP José Villanueva, portavoz del gobierno de Guerrero (sur), el estado más afectado por las torrenciales lluvias y al que pertenece el balneario.

Graves inundaciones y deslaves obligaron al cierre del aeropuerto internacional del puerto y de las carreteras que lo conectan con la capital del país, dejando a más de 60.000 turistas atrapados.

Los frustrados vacacionistas fueron evacuados a cuentagotas a través de un puente aéreo improvisado por las autoridades, una tarea que se agilizó el viernes gracias a una austera pero eficaz rehabilitación de las carreteras.

"Al principio, se tuvieron que hacer largas filas para salir, pero se les dio preferencia, no se cobró en la autopista y el viaje en autobús fue gratuito para todos hasta hoy domingo", añadió Villanueva.

Por su parte, Protección Civil de Guerrero informó a la AFP que desde la mañana de este domingo "opera de manera normal" el aeropuerto internacional de Acapulco.

En el portal web de la terminal se observan agendados 15 despegues y 15 aterrizajes rumbo y desde Ciudad de México, Toluca (centro), Monterrey (noroeste) y Tijuana (noroeste), operados por 5 aerolíneas diferentes.

No obstante, el secretario de Turismo del balneario, Netza Peralta, dijo a la AFP que la ocupación hotelera descendió drásticamente este domingo a 15%.

Desde el fin de semana pasado, dos tercios del territorio mexicano padecen lluvias torrenciales que se originaron por el embate, casi simultáneo, de dos ciclones que alcanzaron la fuerza de huracán categoría 1: Manuel por el Pacífico e Ingrid por el Golfo de México.

Los ciclones, de los cuales ya sólo quedan remanentes, dejaron a su paso 200.000 damnificados, 58.531 habitantes evacuados de sus casas y al menos 106 muertos, un saldo que podría aumentar a más de 170 si resultan fallecidas las 68 personas desaparecidas desde el lunes tras un devastador alud en una zona montañosa de Guerrero.

El presidente, Enrique Peña Nieto, consideró el sábado que "prácticamente no hay esperanza ya" de encontrarlos con vida.

En tanto, el Servicio Meteorológico Nacional prevé lluvias "de fuertes a intensas acompañadas de tormentas eléctricas" para este domingo en el este y centro del país, mientras que "el ingreso de humedad inestable del océano Pacífico favorece lluvias de fuertes a muy fuertes" en el sur y oeste.

Acapulco sumergido en la escasez

El gobierno busca desesperadamente que Acapulco regrese a la normalidad e incluso que recupere la época dorada que vivió hace décadas, cuando era el destino favorito de estrellas de Hollywood.

Así, se planea una campaña publicitaria que diga "a los mexicanos y al mundo que Acapulco está de pie, que su oferta turística está de pie, está prácticamente intacta", dijo Peña Nieto la noche del sábado.

Antes del embate de los ciclones, las autoridades ya se habían esforzado en promocionar al balneario, pero las fuertes disputas entre grupos del crimen organizado por el mercado de la droga la han convertido en una de las ciudades más peligrosas del país.

El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, confirmó que la infraestructura turística está "en buen estado" tras las lluvias, pero la ciudad se encuentra sin servicio de agua potable en todo su territorio y sin energía eléctrica en comunidades que bordean la carretera.

"El sistema que abastecía agua potable a Acapulco, se colapsó", reconoció Peña Nieto, mientras un vocero de la Comisión Federal de Electricidad dijo a la AFP que zonas rurales del puerto siguen sin acceso a su servicio.

Además, los mercados y tiendas muestran precios sensiblemente más elevados que lo usual para algunos productos de primera necesidad, mientras se hace cada vez más difícil hallar frutas y verduras frescas.

En tanto, la secretaría de Salud informó que en los refugios habilitados en Guerrero se han realizado más de 8.500 consultas, principalmente por "infecciones respiratorias agudas, enfermedades diarreicas, dermatosis y fiebre".

Aunque asegura que "hasta el momento no se han registrado brotes epidémicos", el riesgo es cada vez mayor en Acapulco, donde persisten los encharcamientos de aguas infecciosas.

Por otro lado, la ruta que conecta Acapulco con la capital del país ha sido reparada solamente de forma parcial. Varios de sus tramos cuentan con un sólo carril y en otros, aún bloqueados, se debe recurrir a caminos alternos.

México, donde el turismo es un importante motor económico, revisó a la baja la proyección del crecimiento económico para este año de 3,1% a 1,8%.

El gobierno dijo que dispone de un fondo de unos 916 millones de dólares para enfrentarse a las consecuencias del desastre meteorológico, pero según Comunicaciones y Transportes, el país tendrá que desembolsar 3.000 millones de dólares sólo para rehabilitar las carreteras.

FUENTE: Agencia AFP

En esta nota: