EEUU Música -  13 de septiembre 2021 - 11:05hs

Madonna y Cyndi Lauper vuelven a los MTV VMAs para rememorar la histórica primera gala de 1984

Mientras que la reina del pop volvió a dejar ojipláticos a los espectadores con un provocador atuendo y un discurso lleno de autorreferencias, su rival de antaño prefirió inculcar a las nuevas generaciones su tradicional rebeldía pero enfocándola a la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres

Al margen del sinfín de estrellas del pop contemporáneo que se dieron cita ayer domingo en el Barclays Center de Brooklyn para disfrutar de una nueva edición de los MTV Video Music Awards, en un 2021 en el que la cadena musical cumple nada menos que 40 años de vida, lo cierto es que dos de las grandes sorpresas que acabó ofreciendo el evento nada tuvieron que ver con los galardones que se llevaron artistas tan populares como Justin Bieber, Doja Cat o Lil Nas X.


En absoluto, ya que los dos platos fuertes de la noche los sirvieron dos invitadas cuya asistencia no fue anunciada hasta las horas inmediatamente previas a la gala.

Se trata de Madonna y de Cyndi Lauper, dos figuras musicales en general históricas pero especialmente representativas de los primeros años de vida del canal musical.

Ambas contribuyeron a perfeccionar esa incipiente cultura del videoclip que desarrollaba MTV, así como a consolidar la ya inquebrantable relación entre la propuesta puramente sonora y la que representa la estética en el mundo pop. Asimismo, las dos divas protagonizaron la primera ceremonia de entrega de estos premios en 1984: la primera abrió el evento con su inolvidable presentación de 'Like A Virgin', saliendo de una tarta y bailando sensualmente con un vestido de novia, mientras que Cyndi fue la gran triunfadora de la noche gracias a su emblemático sencillo 'Girls Just Wanna Have Fun'.


Pese a que se las solía comparar muchísimo en esa época por sus elecciones de vestuario, su carácter irreverente y esa expresión bastante hedonista y desenfadada de su particular feminismo, lo cierto es que las dos intérpretes, que aparecieron por separado en el evento -Madonna fue la encargada de abrir la gala y Cyndi presentó el premio al mejor artista pop-, dejaron patente que el paso de los años y el particular devenir de sus respectivas carreras han hecho de ellas dos mujeres extremadamente diferentes a día de hoy.


La reina del pop volvió a echar mano de su particular cruzada contra aquellos que le exigen que se comporte como una mujer de su edad (63 años), aunque ya no se sepa muy bien qué significa eso en pleno siglo XXI, al presentarse en el pabellón neoyorquino con un ajustadísimo modelito de cuero, sin olvidar unos muy evidentes retoques de cirugía, que recordaba a su época de mayor transgresión sexual en la década de los noventa.

Su discurso, como de costumbre, fue en términos generales muy autorreferencial, pero tampoco se desvió demasiado de un guion que requería al menos algún que otro 'feliz cumpleaños' a la legendaria cadena. "Y decían que no íbamos a durar", llegó a asegurar Madonna sobre el escepticismo que generaron en su momento ambos inicios.


Por su parte, Cyndi Lauper quiso dirigirse directamente a las nuevas generaciones para transmitirles esa rebeldía ochentera que tanto animaba a derrumbar las convenciones sociales y culturales de la época. Sin embargo, y lejos de suponer un mero ejercicio de nostalgia que llevara a comparaciones innecesarias entre un tiempo y otro, la artista adaptó esa actitud a los grandes desafíos de la época actual, que sigue estando marcada, en buena parte, por la necesaria lucha en favor de la igualdad entre hombres y mujeres.

"Las cosas son un poco diferentes ahora. Sí, las chicas quieren divertirse [en referencia a 'Girls Just Wanna Have Fun'], pero también quieren tener igualdad de salario, control sobre sus propios cuerpos y, ya sabéis, derechos fundamentales", aseguró combativa.

FUENTE: RSS