Jamie Bell

Showbiz

Después de que Gwyneth Paltrow y Victoria Beckham pusieran de moda los nombres poco convencionales tras el nacimiento de sus primogénitos -Apple y Brooklyn, respectivamente-, la siguiente ocurrencia que encantó a las celebridades y a la que se sumaron en masa fue la de no hacer público el nombre de sus retoños.

De posar a la puerta de los hospitales con el bebé en brazos, muchos pasaron a negarse a revelar incluso el sexo de sus retoños tras el nacimiento, como han hecho Eva Mendes y Ryan Gosling y, más recientemente y con menos éxito, Ryan Reynolds y Blake Lively, quienes finalmente no solo revelaron cómo habían llamado a sus dos niñas, sino que hasta posaron con ellas cuando él recibió una estrella en el Paseo de la Fama.El actor Jamie Bell y su ex Evan Rachel Wood han querido proteger siempre la identidad del hijo de cuatro años que tienen en común y cuyo nombre nunca han compartido, una decisión que el británico ha querido explicar ahora restándole dramatismo.

Publicidad

"Creo que tiene que ver con mi propia experiencia con la exposición pública durante la infancia. No es que en mi caso nadie haya sido extremadamente invasivo, puedo moverme por ahí con relativa facilidad, pero es una cosa de padres, pensar: 'No, no, este es un lado de mi vida que nadie va a ver'", expone con calma el británico afincado en Hollywood en una entrevista al suplemento ES.

Para el antiguo protagonista de 'Billy Elliot', que creció con su madre y su hermana después de que su padre les abandonara, la paternidad es el papel más importante de su vida y no trata de ocultarlo. "Nunca veo las películas que he hecho. No me tomo nada de eso en serio, pero sin ninguna duda de lo que más orgulloso me siento es de mi hijo. Estoy obsesionado con él. Cada momento que paso a su lado me enamora un poco más. Es casi doloroso, querer de una forma tan incondicional", revela.

Publicidad