George Michael junto a Fadi Fawaz en una de las imágenes que este último ha compartido públicamente

Showbiz

El fallecimiento de George Michael en las navidades de 2016 dejó en una situación muy precaria al hombre con quien había mantenido una relación sentimental plagada de altibajos en los últimos años de su vida.

La estrella del pop no había incluido a su ex Fadi Fawaz en su testamento y, en consecuencia, este quedó excluido del reparto de sus bienes que se dividieron entre sus hermanas, parte de su personal y algunas de las asociaciones benéficas con las que había trabajado estrechamente.

Publicidad

Pese a ello, Fawaz rentabilizó su condición de "viudo" concediendo varias exclusivas y hasta este mismo martes seguía residiendo en la mansión valorada en cinco millones de libras que el famoso artista poseía cerca de Regent's Park, en Londres, sin importarle que los herederos legítimos le hubiesen pedido en varias ocasiones a través de cartas que desalojara la vivienda.

Él sostenía que el malogrado cantante le había dado permiso para alojarse en la casa, pero su estancia ha llegado a su fin esta semana después de que la policía se presentara en su puerta tras recibir una llamada telefónica de unos vecinos que se habían llevado un buen susto al verle subido al tejado y sin camiseta.

Al parecer los residentes de la zona también habían escuchado ruidos extraños que provenían de la mansión y se habían percatado de que salía agua por debajo de la puerta principal.

Los agentes arrestaron a Fawaz nada más llegar a la propiedad como sospechoso de vandalismo. Según varios testigos presenciales que han hablado con el periódico The Sun, el interior estaba completamente destrozado desde los apliques de la luz a las puertas o los lavabos de los baños y se cree que el ex de George Michael llevaba tiempo destruyendo sistemáticamente el lugar.

Las autoridades también han confirmado que la lujosa residencia se encontraba en muy mal estado.

Publicidad