Amy Schumer

SHOWBIZ

Tras vivir un embarazo, el de su primogénito Gene, francamente complicado debido al sinfín de molestias y dolores derivados de las dos enfermedades que le fueron diagnosticadas durante el proceso de gestación, la hiperémesis gravídica y la endometriosis, la humorista Amy Schumer y su marido, el reputado chef Chris Fischer, han optado por vías alternativas de cara a la concepción del que será su segundo retoño, como ha revelado la propia intérprete a sus seguidores de las redes sociales.

"Llevo una semana inmersa en un tratamiento de fecundación in vitro y la verdad es que estoy muy sensible y un poco de bajón. Si alguien ha pasado ya por esto y puede darme algún tipo de consejo, o no le importaría compartir su experiencia conmigo, por favor hacedlo. Mi número está en la bio de mi perfil. También estamos congelando óvulos para darle a Gene un hermanito o hermanita", reza el mensaje publicado por la actriz en su cuenta de Instagram.

Publicidad

La estrella de la comedia, quien ha añadido una foto de su estómago -el cual aparece lleno de hematomas- a su publicación, ya reveló en su momento que su primer parto supuso una de las experiencias más dolorosas y duras de su vida como consecuencia de sus graves afecciones. Tanto es así, que la césarea a la que tuvo que someterse para dar a luz se prolongó durante casi tres horas.

"No podía parar de vomitar mientras me hacían la cesárea. Se supone que debería habernos llevado una hora y media, pero por culpa de la endometriosis, la mía duró unas tres horas. Fue todo un calvario", explicaba en la misma plataforma solo unos días después de dar la bienvenida a su retoño, hace ya ocho meses.

Publicidad