AFP

SAO PAULO, 9 diciembre 2013 (AFP) - Tres hinchas de fútbol seguían hospitalizados este lunes, uno grave, tras la violenta pelea entre seguidores del Atlético Paraense y el Vasco da Gama, la víspera en el estadio de Joinville (sur de Brasil), a casi seis meses del Mundial 2014 en el país, informó el hospital a la AFP.

En total, cuatro hinchas fueron ingresados al hospital Sao José el domingo, pero uno de ellos fue dado de alta pocas horas después de la violenta pelea entre seguidores de ambos equipos, con palos, golpes, puñetazos, empujones y patadas.

Publicidad

Dos de los heridos siguen hospitalizados en observación neurológica y deberían ser dados de alta este lunes, mientras que otro, que está más grave, fue derivado a un centro médico privado.

"Él está más grave, con traumatismo craneal, aunque fue estabilizado", señaló a la AFP el portavoz del hospital Sao José de Joinville, del estado de Santa Catarina.

Publicidad

El enfrentamiento, del que la prensa divulgó impresionantes imágenes, obligó a interrumpir el juego durante más de una hora. La policía militar tardó en intervenir porque, según señaló un portavoz del organismo, se trataba de un evento privado con la seguridad a cargo de una empresa.

Los heridos fueron llevados a bordo de un helicóptero, que poco antes había aterrizado en la cancha.

La violenta pelea se registró a seis meses del Mundial de Fútbol-2014, para el que Brasil trabaja a contrarreloj para tener listos los estadios de las 12 sedes.

Joinville no es sede mundialista.

El país sudamericano se empeña en mejorar su imagen y su seguridad pública, también en vista de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro-2016.

Publicidad

Publicidad