El técnico Ancelotti le habla a todo el plantel antes de la práctica en el Estadio da Luz.

AFP

LISBOA, 23 mayo 2014 (AFP) - Ganar el décimo título europeo de la historia del club, algo que el Real Madrid puede lograr el sábado ante el Atlético de Madrid, es ante todo "un sueño" para el entrenador Carlo Ancelotti, que este viernes dijo que prefiere ese término al de "obsesión", como muchos consideran.

"Es verdad que la línea entre obsesión y un sueño es muy fina, pero para mí es un sueño. Un sueño que quiere alcanzar", dijo el italiano en una conferencia de prensa en el estadio de Lisboa donde tendrá lugar la gran final.

Publicidad

"Una final es siempre una final. Esta vez es especial porque empezarmos el año con el objetivo de ganar la Décima, así que el de mañana es un evento especial para nosotros", apuntó. "Todo el mundo sabe cómo de importante es para el Madrid esta competición y estamos muy cerca", insistió.

El Real Madrid no gana la Liga de Campeones desde 2002 y desde entonces la entidad ha hecho del reto de la décima corona un objetivo prioritario.

Publicidad

Ancelotti dijo que ante todo quiere mantener la concentración para poder guiar a los suyos a la victoria.

"No estoy tenso, estoy concentrado. Estos son los partidos fáciles porque no hay que tratar de dar motivación a los jugadores. Tengo un sueño, muchos sueños con la final. Uno es que podamos hacer el partido del Bayern Múnich. Si el Real Madrid puede jugar así, podemos ganar", explicó.

El expreparador de Milan, Chelsea y París Saint-Germain se refería así al impresionante 4-0 conseguido en la vuelta de semifinales en el estadio Allianz Arena de Múnich, donde los blancos eliminaron al actual campeón.

Ancelotti ya ganó cuatro veces la Copa de Europa, dos como jugador y dos como entrenador, y afirmó que las sensaciones son similares.

"Una final siempre es una final. Para prepararla es parecido, tratar de entrenar bien, mantener el equipo tranquilo, disfrutar", apuntó. Su última corona europea, como entrenador del Milan de los mejores días de Kaká, fue en el año 2007 en Atenas.

Publicidad

Publicidad