España Hugo Chávez -  5 de marzo 2013 - 21:58hs

Margallo no cree que con muerte de Chávez varíe realción con Venezuela

Madrid ( EFE ) El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, no cree que con la muerte del presidente venezolano, Hugo Chávez, a quien calificó de "una personalidad muy singular", vayan a "variar demasiado" las relaciones entre los dos países, que definió de "sólidas".

García Margallo, en declaraciones a la cadena Ser, indicó que las relaciones entre Venezuela y España están por encima de quién dirija cualquiera de los dos países.

En este sentido, explicó que la última vez que estuvo con el canciller venezolano, Elías Jaua, con ocasión de la reunión Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal)-Unión Europea, en Santiago de Chile, Jaua se comprometió a "normalizar" las relaciones económicas entre los dos países, que se habían visto "enturbiadas" por algún conflicto con empresas españolas.

El titular de Exteriores español, que dijo que no cree que ahora esa postura vaya a variar "demasiado", manifestó que el candidato del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV), la formación de Hugo Chávez, será el vicepresidente, Nicolás Maduro, al que definió como un "hombre dialogante", que viene del mundo sindical y que está acostumbrado a negociar.

Respecto a la oposición, dijo que Henrique Capriles, el candidato que se enfrentó a Chávez en las últimas elecciones presidenciales, "es un buen candidato".

García Margallo dijo que espera que el proceso en Venezuela para elegir un nuevo presidente se desarrolle "con paz y normalidad" y de acuerdo a las previsiones constitucionales; es decir, que el presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, asuma la presidencia interina y se convoquen unas elecciones que se desarrollen con normalidad.

El ministro de Exteriores afirmó también que Chávez ha sido "una personalidad muy singular", con una enorme incidencia en Venezuela y toda la región y que, de hecho, todos los países de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) ha girado en torno a su personalidad.

García Margallo mostró, en este sentido, su confianza en que las relaciones entre la UE y Mercosur, donde se encuentra un país tan importante como Brasil, mejoren, pues con "una Venezuela con unos parámetros como los que defendía el presidente Chávez la negociación hubiera sido imposible", como ocurrió cuando Venezuela estaba en la Comunidad Andina.