Agencia EFE

Caracas (EFE) Un ciudadano belga de 69 años fue acusado por la Policía de Venezuela de contratar a unos delincuentes que el pasado domingo asesinaron a su hija y a su yerno, también belgas, para heredar la posada de ambos en la caribeña Isla Margarita.

El jefe del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) en la isla del noreste venezolano, comisario Róger Méndez, dijo hoy a Efe que miembros de la banda que asesinó a los esposos Caroline Callarars (44) y Karl Petrauss Maes (57) confesaron que fueron contratados para ello por Armand Callarars.

Publicidad

A petición de la Fiscalía, el tribunal penal de Margarita lo procesará por ser el presunto "autor intelectual de homicidio intencional calificado por motivos fútiles e innobles", detalló el comisario.

Las víctimas, residentes hace siete años en Venezuela junto al supuesto autor intelectual del hecho, fueron halladas maniatadas y con múltiples heridas producidas por armas cortopunzantes en una de las habitaciones de la posada, situada en el sector denominado El Tirano, precisó la autoridad policial.

Publicidad

"La posada se encuentra en una parte de esta zona privilegiada de Margarita, con una naturaleza muy bonita y un ambiente que permite una gran afluencia de turistas", añadió.

Las autoridades forenses de Margarita están a la espera de que los familiares de las víctimas informen a la embajada de Bélgica en Caracas cuándo llegarán a la isla para proceder a expatriar los cuerpos, agregó el comisario.

Publicidad

Publicidad