Río de Janeiro Internacionales -  21 de noviembre 2012 - 13:22hs

Brasil: indígenas guaraníes afirman que su agua fue envenenada

RÍO DE JANEIRO ( AFP ). Indígenas guaraníes del centro-oeste de Brasil afirman que su principal fuente de agua fue envenenada por agricultores blancos, con quienes están en conflicto por la propiedad de tierras, informó el miércoles la ONG Survival International en un comunicado.

Los guaraníes de la comunidad de Ypo'i, a cerca de 500 km de Campo Grande, la capital del estado de Mato Grosso do Sul, utilizaron un teléfono celular para filmar la contaminación -una gran espuma blanca- que en dos días se extendió por gran parte del curso de agua que pasa por donde están acampando, en la región de Paranhos.

Los guaraníes utilizan esta agua para bañarse, beber y cocinar, subrayó Survival.

"Los niños estaban bañándose cuando vieron la espuma blanca (...) Seguimos el curso de agua hasta la estancia, donde vimos dos contenedores" con sustancias químicas, dijeron los indígenas, quienes estiman que se trata "de un acto deliberado y no de un accidente".

La fiscalía federal de Mato Grosso do Sul y la Fundación Nacional del Indígena (Funai, estatal) pidieron la apertura de una investigación.

La fiscalía subrayó el miércoles en un comunicado que "si se confirma el envenenamiento del agua potable, los autores de este delito son pasibles de penas de hasta 15 años de prisión".

La estancia sospechosa del delito pertenece al terrateniente Firmino Escobar. Parte de estas tierras son ocupadas por los guaraníes desde 2010. Los indígenas afirman que se trata de "su territorio ancestral", según Survival.

Al comienzo de la ocupación, el terrateniente cortó todo acceso al agua, alimentos y cuidados médicos. Pero luego un tribunal autorizó a los indígenas a permanecer en su pequeña parcela de tierra hasta que las autoridades delimiten su territorio, lo cual aún no ha sucedido. La justicia dio a las autoridades plazo hasta abril de 2013 para hacerlo.

Stephen Corry, director de Survival International, declaró el miércoles que "los guaraníes pagan el costo desde hace demasiado tiempo de una campaña de miedo malintenciondada y continua para dejarlos sin la tierra que les pertenece de manera legítima".

"Los responsables de este último acto cruel y perverso deberían responder ante la justicia. El gobierno federal debe exhortar a la policía local a realizar una investigación minuciosa e imparcial", afirmó.