Silvio Berlusconi

Agencia EFE

Roma (EFE). El ex primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, afirmó hoy que el dimisionario jefe del Ejecutivo, Mario Monti, no supone un adversario ya que su verdadero rival es "el partido que viene de la ideología comunista" y que representa el líder del Partido Demócrata (PD), Pier Luigi Bersani.

"¿Mi adversario Monti?, no", respondió Berlusconi a un pregunta realizada durante una entrevista concedida a la televisión Skytg24.

Publicidad

"Nuestro adversario es siempre aquel partido que viene de la ideología comunista, que ha cambiado de nombre, pero que se presenta con raíces profundas en aquella idea y que tiene a Bersani como representante", aseguró el político conservador.

Subrayó además que si Monti hubiera aceptado unir a todo el centroderecha italiano, desde los democristianos de la Unión de Demócratas de Centro (UDC) hasta la federalista Liga Norte, él hubiera dado un paso atrás en la presentación de su candidatura por el partido Pueblo de la Libertad (PDL).

Publicidad

"No lo hizo, y yo he vuelto (a la política) con gran espíritu de sacrifico", destacó el político conservador.

Berlusconi, cuyo partido fue el causante de la dimisión de Monti al no apoyarlo en el Parlamento, reprochó al que fuera comisario europeo de la Competencia el hecho de que no se uniera a su movimiento, tras haberle cursado una invitación, que el primer ministro saliente rechazó.

Y reiteró que Monti "no tiene más credibilidad", ya que, según explicó, se metió en un Gobierno técnico con la promesa de no aprovecharse de su puesto y "ahora lo encontramos allí, como líder de una coalición" de partidos de centro.

"Primero dirigía un Gobierno técnico y ahora ya ha contribuido bastante al teatrillo de la política gracias a las declaraciones de los últimos días", refirió el líder del PDL, quien añadió que en los últimos meses ha crecido el estado de preocupación, ansia y miedo de los italianos hacia el futuro.

Preguntado por el caso Ruby, proceso por el que está acusado de inducción a la prostitución de menores y abuso de poder, Berlusconi denunció una "monstruosa" operación de difamación organizada por el tribunal de Milán porque, según explicó, "ha ido más allá de los límites de los posible".

"Las acusaciones no justificaban las preguntas y las más de 150.000 interceptaciones de quienes han tenido la desgracia de aceptar la invitación de cenar en mi casa", lamentó.

Asimismo, recalcó que él nunca dijo que la joven marroquí, Karima El Mahroug, conocida como Ruby y entonces menor de edad, fuera sobrina del que fuera presidente de Egipto, Hosni Mubarak.

"Ella -Ruby- me había dicho que era hija de una familia vecina a Mubarak", explicó y se definió como un "inocente absolutamente perseguido".

"En la magistratura hay una corriente que es el brazo judicial de la izquierda", apuntó el líder del PDL.

Publicidad

Publicidad