Washington Internacionales - 

Nicaragua debe determinar la viabilidad de canal interoceánico, EEUU

Washington, ( EFE ). El Gobierno de Nicaragua es el que debe determinar la "viabilidad e idoneidad" de la construcción y administración de un canal interoceánico, además de sus posibles costos ecológicos, dijo hoy a Efe un funcionario de alto rango de la Administración Obama.

"Depende de Nicaragua y de los inversionistas privados determinar la viabilidad e idoneidad del proyecto", dijo el alto funcionario de la Administración Obama, que pidió el anonimato.

Son las primeras reacciones del Gobierno de Obama al megaproyecto interoceánico aprobado por el parlamento de Nicaragua la semana pasada y que, de concretarse, sería rival del Canal de Panamá.

"Todo país debe sopesar el potencial costo ecológico de cualquier tipo de programa de desarrollo, de cualquier tipo de proyecto de infraestructura de esta naturaleza... las consideraciones ambientales son grandes no solo para este proyecto en particular, sino también para cualquier gran proyecto de infraestructura", señaló el funcionario.

Preguntado sobre el interés que podría tener el gobierno estadounidense en el proyecto, el funcionario insistió en que, en todo caso, "todo esto es un caso hipotético en estos momentos".

"Hay una gran distancia entre la idea de un canal y el tener el proyecto en sí", y un programa de desarrollo "tiene que ser algo que contribuya al desarrollo en general de un país", agregó.

La semana pasada, el parlamento nicaragüense aprobó una polémica ley que cede a la empresa china HKND, por un total de hasta un siglo, la construcción y manejo de un canal para el paso de enormes buques entre las costas del Pacífico y el Caribe de Nicaragua.

Para el Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, la ley aprobada el jueves de la semana pasada ayudará a convertir en realidad lo que hace más de 150 años fue el sueño de empresarios y políticos estadounidenses.

El enorme proyecto de infraestructura incluiría vías ferroviarias, dos puertos de aguas profundas, dos aeropuertos internacionales y, según los observadores, sería el mayor proyecto de su tipo en la historia de la región.

Pero el megaproyecto, cuyo costo podría ascender a 40.000 millones de dólares, ha desatado interrogantes sobre si el istmo centroamericano en realidad necesita otro canal, que sus partidarios lo promueven como un proyecto para el desarrollo y creación de empleos en toda la región.

Además, ha desatado críticas de grupos ambientalistas dentro y fuera de Nicaragua por el posible daño al ecosistema del Lago Cocibolca, el mayor lago de agua dulce de Centroamérica.

Preguntado sobre el creciente interés de China por invertir en América Latina, el funcionario estadounidense aseguró que Estados Unidos puede "competir económicamente con cualquier país en el mundo y en cualquier teatro", y tiene, en ese sentido, la capacidad de "competir en las Américas".

"En realidad damos la bienvenida a quien quiera contribuir de forma positiva al desarrollo en las Américas. Eso es algo a lo que nunca nos vamos a oponer, siempre y cuando sea algo que profundice la capacidad regional de afrontar los retos", como la pobreza, la seguridad alimentaria y la salud, enfatizó el funcionario.

"Si otro actor está dispuesto a ayudar con esos retos, desde luego los países de la región, no hay razón para no participar en eso", señaló.

Por otra parte, el funcionario rechazó las críticas de algunos sectores en EE.UU. de que, más allá de la retórica, el Gobierno de Washington no esté mostrando con medidas específicas su acercamiento a los países de la región.

"En nuestras reuniones con funcionarios (de la región), hay un reconocimiento de que no estamos llegando allí con ideas poco claras... tenemos toda una serie de iniciativas dentro del proceso de la Cumbre de las Américas, tenemos muchos acuerdos de cooperación bilateral", precisó el funcionario.

En el caso de Centroamérica, agregó, EE.UU. ha invertido desde 2008 cerca de 500 millones de dólares sólo en asistencia para el reforzamiento de la seguridad, y otros 200 millones de dólares en ese mismo período para el Caribe.

"Ponemos una alta prioridad en nuestras relaciones en las Américas", subrayó.

En esta nota: