BANGUI Internacionales -  13 de diciembre 2013 - 09:57hs

La ONU cifra en más de 500 los muertos por enfrentamientos en Bangui

Ginebra (EFE).- La ONU cifró en más de 500 los muertos desde el estallido de violencia entre milicias del pasado 5 de diciembre en Bangui, capital de la República Centroafricana, cifra que se espera que aumente en los próximos días a medida que se avanza en el recuento de cadáveres.

Así lo anunció hoy en Ginebra la portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, Ravina Shamdasani.

"Aunque la seguridad ha mejorado en los últimos días en Bangui, seguimos alarmados por el aumento de la tensión entre comunidades religiosas en el país", añadió.

Según esta oficina de la ONU, en numerosos puntos de la capital se han producido ataques entre cristianos y musulmanes en los últimos días, en los que han muerto varias personas.

"Violaciones de derechos humanos muy serias se cometen por motivos religiosos, así como actos de saqueo y destrucción de propiedades privadas. Una mezquita fue incendiada y otra destruida a principios de esta semana en Bangui", denunció la portavoz.

La situación es también tensa en otras ciudades del país, como Bouca, Bossangoa y Bozoum, donde continúa "un círculo vicioso de ataques y represalias".

Según la ONU, 27 musulmanes fueron ayer asesinados por las milicias de autodefensa, conocidas como anti-Balaka, en el pueblo de Bohong, a unos 75 kilómetros de la ciudad de Bouar.

Los enfrentamientos las milicias Séléka, de confesión musulmana, y los grupos cristianos anti-Balaka, se intensificaron el pasado jueves, horas antes de que la ONU autorizase la intervención militar de Francia, junto a una fuerza africana, para proteger a la población civil y restablecer el orden en ese país.

Este conflicto ha provocado ya el desplazamiento de 159.000 personas que se han visto obligadas a abandonar sus casas, según los últimos datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que hace solo tres días los contabilizaba en 108.000.

"En el aeropuerto de Bangui viven refugiadas unas 38.000 personas, sin acceso a letrinas o agua corriente y sin un techo que les proteja de la lluvia o el sol", señaló el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards.

Además unas 12.000 personas se han instalado en la iglesia Saint Joseph Mukassa en Bangui, donde sólo hay un pozo con agua, por lo que la gente que vive allí ha cavado en el suelo agujeros para utilizar a modo de letrinas.

Según ACNUR, esas personas necesitan urgentemente comida, refugio, jabón y otros artículos de primera necesidad y 460 de esos desplazados requieren asistencia médica urgente, entre las que se incluyen 101 mujeres embarazadas y tres bebés recién nacidos.

Por el momento, esta agencia de la ONU y sus socios han repartido ayuda humanitaria a 3.500 familias en Bangui, "un número aún relativamente pequeño para las necesidades", admitió Edwards.

El éxodo de población por esta crisis ha llegado ya a países vecinos, como la República Democrática del Congo, que ya ha recibido a unos 1.800 refugiados, procedentes sobre todo de Bangui y alojados en Zongo y Libenge, y ACNUR espera que está cifra aumente en las próximas semanas.

UNICEF envió hoy a Bangui un avión cargado con 77 toneladas de suministros de emergencia, como mantas, jabón, bidones de agua, medicinas, equipos de purificación de agua, material sanitario, suficientes para llegar a unas 37.500 personas.

Se trata del mayor envío de ayuda humanitaria de esta organización desde el estallido de la violencia la semana pasada en Bangui y otras 100 toneladas de medicinas y equipos de salvamento se espera que lleguen la próxima semana.

El Programa Mundial de Alimentos ha repartido en los últimos días 325 toneladas métricas de alimentos entre 68.400 personas en Bangui. EFE