ROMA Internacionales -  10 de abril 2014 - 16:49hs

Defensa de Lavítola pidió testimonio de Martinelli, tribunal aún no ha decidido

El fiscal adjunto de Nápoles y la defensa de Valter Lavitola, imputado por presunto soborno a autoridades panameñas, han pedido el testimonio del presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, para aclarar si directivos italianos de Finmeccanica sobornaron a autoridades de ese país en 2010.

El abogado de Lavitola, Maurizio Paniz, dijo a Efe que tanto él como el fiscal que estudia el caso, Vincenzo Piscitelli, han solicitado el testimonio de Martinelli.

No obstante, Paniz aclaró que el tribunal que sigue este proceso aún no ha decidido si convocará o no al político panameño para que declare en Nápoles (suroeste de Italia).

El próximo 23 de junio serán juzgados los principales imputados en este caso de presunta corrupción internacional, el ex director comercial de Finmeccanica, Paolo Pozzessere, y el propio Lavitola, exdirector del diario "Avanti" y antiguo amigo del exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi.

Ambos imputados ocupaban puestos de responsabilidad en el grupo aeroespacial italiano Finmeccanica, compañía que utilizaron, según la acusación, para llevar a cabo dichos sobornos.

En concreto, lo que se intenta esclarecer es si Lavitola pudo sobornar con 18 millones de euros (25 millones de dólares) a funcionarios panameños para la concesión de un contrato por valor de 176 millones de euros (245 millones de dólares), con el fin de llevar a cabo obras que nunca se realizaron.

Dichas contratas, pactadas supuestamente el 30 de junio de 2010, eran adjudicadas, según la acusación, a dos filiales de Finmeccanica: Telespazio Argentina Agusta Westland y Selex Sistemas Integrados.

La acusación establece que el papel de Lavitola en esta trama podría haber sido el de intermediario entre Panamá y la empresa italiana, cuyo directivo era Pozzessere, arrestado en octubre de 2012 por este caso bajo la acusación de corrupción internacional.

Además, según publicó el diario italiano "Il Fatto Quotidiano", Lavitola podría haber involucrado en la trama al que fuera su amigo Berlusconi, a quien pidió presuntamente su mansión de Villa Certosa para invitar a las autoridades panameñas a unas vacaciones en la isla mediterránea de Cerdeña.

Sobre los acusados pesan los delitos de corrupción internacional, corrupción agravada, desvío ilegal de fondos al exterior y soborno.

Por su parte, el presidente Martinelli aseguró el pasado marzo que "no hay ningún panameño o funcionario público" involucrado en "nada".

"Nadie más que yo quiere que esto llegue a su feliz término (...) porque espero que todos esos detractores que por política y por saña, odio, rabia, envidia me han denigrado a mí y al Gobierno, tengan la suficiente hidalguía, nobleza y honorabilidad para poder tragarse sus palabras y poder pedir perdón", señaló.