BOLIVIA Internacionales -  26 de abril 2014 - 16:01hs

Gobierno boliviano no escuchará reclamos de suboficiales rebeldes por romper cadena mando

El gobierno boliviano señaló este sábado que no escuchará fuera de la cadena de mando los reclamos de suboficiales y sargentos que denuncian discriminación racial, piden reformas internas en las fuerzas armadas y realizan marchas callejeras, en la mayor crisis militar que enfrenta el gobierno de Evo Morales.

El vicepresidente Alvaro García afirmó que los militares de bajo rango desconocieron la estructura vertical de las Fuerzas Armadas al hacer sus pedidos públicos.

"Fuera de la cadena de mando nada, hagan lo que hagan, nada será oído, porque oír a quien rompe la cadena de mando es estar rompiendo la Constitución", afirmó García en diálogo con periodistas.

Los suboficiales, una mayoría de ellos de origen aymara y quechua, salieron durante la última semana a marchar por calles del país exigiendo reformas en las fuerzas armadas al considerar que son discriminados racial y profesionalmente por jefes y oficiales, principalmente mestizos.

El alto mando militar respondió el jueves con la baja de más de 700 militares de bajo rango, de unos 4.000 que se están manifestando públicamente y sostienen una huelga. Los suboficiales son un total aproximado de 10.000 efectivos de los 38.500 militares que tiene Bolivia.

García acotó que los manifestantes "han abandonado sus puestos militares, eso es terrible, eso es inconcebible, eso es imperdonable, ningún hombre o mujer de uniforme, en armas, puede abandonar su puesto de frontera".

A pesar de que señaló que no escucharán sus reclamos mientras protesten, el vicepresidente les exhortó a "hacer cualquier demanda que es legítima, a través de la estructura de mando constituido".

El conflicto motivado por los sargentos y suboficiales refleja la mayor crisis militar en Bolivia desde que el país retornó a la democracia en 1982.

Desde la década del 60 y hasta principios del 80 los militares protagonizaron reiterados golpes de Estado.

Dirigentes de los militares rebeldes, que pidieron mantener en reserva sus nombres para evitar represalias, dijeron este sábado al canal de televisión Red Uno que este fin de semana harán una pausa en sus reclamos.

Empero, advirtieron que el lunes retomarán sus marchas callejeras y el martes pretenden realizar una concentración masiva en La Paz, junto a sus esposas, sus hijos y con el apoyo de otras organizaciones sociales.