Utilización de biocombustibles de segunda generación en los vuelos reducirá significativamente las emisiones de carbono. Foto/AFP

EFE

Usar biocombustibles en los aviones reduce sus emisiones de carbono, aseguraron hoy expertos internacionales en el VIII Foro Latinoamericano y del Caribe del Carbono, donde destacaron que varios experimentos ya han demostrado esta máxima.

En la sesión "Cielos azules ecológicos: aviación, mercados y acción climática", que sirvió de cierre a este evento celebrado durante tres días en la capital colombiana, diversos expertos hablaron sobre cómo enfrentar los retos del cambio climático.

Publicidad

Entre ellos, estuvo el gerente de Medio Ambiente de LAN Airlines, Enrique Guzmán, que explicó que la utilización de biocombustibles de segunda generación en los vuelos reducirá significativamente las emisiones, al no emitir CO2 adicional a la atmósfera.

Según Guzmán, esta clase de combustible de origen biológico, que se obtiene de materiales renovables a partir de restos orgánicos como las plantas, permitirá que las aerolíneas operen de modo "más limpio".

Publicidad

La aerolínea LAN, del grupo Latam Airlines, realizó el primer vuelo con este tipo de combustible en Colombia, que supuso el segundo trayecto en la región, en la ruta entre Bogotá y la ciudad colombiana de Cali, en agosto de 2013.

El sector aeronáutico, que transporta al año 2.200 millones de pasajeros, se ha marcado como objetivo para el año 2050 reducir a la mitad sus emisiones de CO2, que suponen un 2 % del total de emisiones globales provocadas por el hombre.

"La aviación es un motor económico que conecta a la gente y contribuye a las emisiones globales. Si queremos crecer tendremos que adoptar medias para reducir los gases", afirmó el director de Desarrollo de Negocios de la compensación para las emisiones de carbono de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Michael Schneider.

Según Schneider, la industria de la aviación acordó tres metas: una mejora de combustible en un 1,5 %, que la industria tenga un crecimiento hasta el 2020, mientras que el reto "más ambicioso" es reducir la mitad de las emisiones en 2050.

Según la IATA, organismo integrado por más de 200 aerolíneas, para alcanzar estos desafíos, el sector aeronáutico debe definir aspectos como la inversión en innovación tecnológica, qué operaciones son más eficientes, qué infraestructura implementar y cómo evoluciona la demanda del mercado.

Publicidad

Publicidad