PERÚ Internacionales -  10 de septiembre 2014 - 17:17hs

Exhibición de vestimenta de 50 desaparecidos confronta a Perú con pasado de horror

La fiscalía peruana expone en Lima vestimentas y objetos de 50 civiles desaparecidos durante los años de la lucha contra la guerrilla de Sendero Luminoso hace dos décadas y cuyos cuerpos fueron hallados en fosas comunes del cuartel del ejército en Ayacucho (sur).

Es la tercera vez que se realiza este tipo de exhibición desde que fiscales forenses hallaron restos humanos en las fosas, en 2009, aunque es la primera vez que se muestran públicamente en Lima con el fin de que familiares reconozcan algún objeto que permita identificar a las víctimas.

"Las prendas son de 50 desaparecidos de un total de 54 restos hallados en las fosas clandestinas del cuartel Domingo Ayarza de Ayacucho (provincia de Huamanga, Departamento de Ayacucho), conocido como Los Cabitos", dijo a la AFP Juan Manuel Borjas, fiscal de uno de los casos más emblemáticos de la "guerra sucia" que vivió Perú en las décadas de 1980 y 1990.

"Es un caso complejo porque se cometieron cantidad de delitos: desaparición forzada, tortura, violación sexual y homicidio calificado por ejecución extrajudicial", resumió el fiscal.

Según concluyó la fiscalía, en base al relato de testigos, los 54 desaparecidos habían sido detenidos y conducidos por patrullas del ejército a dependencias militares antes de que sus familias les dieran por "desaparecidos".

Las investigaciones del "caso Los Cabitos" se estancaron hace dos años debido a la escasa cooperación de las autoridades militares con la fiscalía. Los mandos castrenses alegaron no contar con una relación de los efectivos que participaron en los operaciones.

"Hay dificultad en las investigaciones porque los militares no colaboran proporcionando un legajo con el nombre verdadero de los oficiales que estuvieron en la zona (de guerra), donde actuaban con apelativos para protejer su identidad", dijo a la AFP el fiscal Borjas.

"Los archivos militares desaparecieron y no había registro de los detenidos por las patrullas que participaban en la operación", acotó el fiscal.

A partir de 1983 "los presos del cuartel Los Cabitos eran rotados de bases militares" para evitar que sus familiares los encuentren, añade el fiscal.

De los 54 restos de desaparecidos hallados en Los Cabitos, sólo cuatro han sido identificados por sus familiares.

Entre las ropas que se exhiben en Lima se aprecian faldas, medias, zapatos, zapatillas, blusas, camisetas y prendas íntimas de varones y mujeres, e incluso una camisa de niño.

La exposición durará hasta el próximo lunes y se realiza en el local del Centro de Información de la Memoria Colectiva y los Derechos Humanos de la Defensoría del Pueblo.

"Esperamos la presencia de aquellas personas que continúan en la búsqueda de familiares desaparecidos, para que realicen un reconocimiento de las prendas exhibidas y así se pueda determinar la identidad de los fallecidos", dijo la defensora adjunta para los Derechos Humanos, Gisella Vignolo.

En caso que un familiar reconozca alguna vestimenta de la muestra, la fiscalía procederá a realizar pruebas genéticas de ADN para confirmar la identidad.

"La paradoja es que hay desinterés de los familiares porque han participado en muchos trámites y no hubo avances en el caso", sentenció el fiscal Borjas.

Reportes del Comité Internacional de la Cruz Roja calcularon en 15.000 la cantidad total de desaparecidos como consecuencia de la guerra contra las guerrillas en Perú, entre 1980 y el 2000.

El informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR, 2001-2003), difundido en 2003, contabilizó en más de 69.000 las víctimas del conflicto.

Según la CVR existirían más de 4.000 fosas comunes, muchas de ellas en Ayacucho, donde en algunos lugares hay un sitio de entierro cada tres kilómetros cuadrados.

FUENTE: AFP