Pennsylvania: enjuiciarán a sacerdote pederasta. Foto/AFP

AP

Un juez federal en Pennsylvania revirtió el viernes el arresto domiciliario concedido a un sacerdote y ordenó que continúe recluido con vistas al juicio que se le seguirá acusado de tener relaciones sexuales con niños de la calle en Honduras durante visitas religiosas a ese país.

El juez dijo que había más denuncias contra el reverendo Joseph Maurizio que, según los investigadores, podrían resultar en nuevos cargos. El juez Kim Gibson dejó entrever que el sacerdote, de 69 años, tenía un patrimonio considerable y no lo había declarado completamente.

Publicidad

La audiencia ante el juez, en Johnstown, tuvo lugar después de que un fiscal federal recurriera la orden de un magistrado de que se pusiera en arresto domiciliario a Maurizio mientras éste tuviera congeladas sus cuentas bancarias y porque le era imposible apropiarse de dineros de la iglesia.

La fiscalía arguyó que existía el peligro de que el sacerdote escapara para evitar el proceso.

Publicidad

Maurizio está recluido desde septiembre, cuando lo detuvieron agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés).

De acuerdo con una denuncia penal, Murizio repartió dulces y dinero a menores durante misiones religiosas para abusar sexualmente de ellos, en actos que incluyeron tener sexo con un adolescente de 14 años en una capilla o ver a los chicos tener sexo entre ellos.

Maurizio se ha declarado inocente.

En la orden que emitió el viernes, Gibson mencionó el testimonio de agentes federales que descubrieron recientemente a dos víctimas adicionales que afirman que Maurizio tuvo relaciones sexuales con ellos cuando eran menores.

Por su parte, un agente del Departamento de Seguridad Nacional testificó el jueves que los investigadores se enteraron que la policía hondureña había presentado tres denuncias en los últimos dos años en las que se afirmaba que Maurizio había solicitado favores sexuales a menores, escribió Gibson.

Maurizio tenía orden de aprehensión de las autoridades hondureñas, escribió Gibson, que citó el testimonio del agente.

Gibson escribió que además estaba molesto porque Maurizio no declaró después de que lo arrestaran todo su patrimonio a un funcionario de servicios, un trámite previo al juicio.

El funcionario había calculado el patrimonio neto de Maurizio en 107.900 dólares, con base en información del sacerdote mismo, escribió Gibson.

Sin embargo, un agente del Servicio de Rentas Internas (IRS por sus siglas in inglés) declaró ante el juez que el patrimonio de Maurizio rebasaba el millón de dólares.

Maurizio fue puesto en licencia en la iglesia del condado Somerset de la que era pastor.

Publicidad

Publicidad