EEUU Internacionales -  4 de agosto 2015 - 18:48hs

Denuncian en EEUU plan para que proveedores de internet reporten "actividad terrorista"

Una coalición que incluye a activistas por las libertades civiles y los derechos humanos urgió este martes a legisladores estadounidenses que rechacen un proyecto de ley que obligaría a las compañías de internet a reportar cualquier señal de "actividad terrorista" en sus redes.

Más de 30 organizaciones enviaron una carta abierta al Senado pidiéndole que rechace la medida incluida en un proyecto de ley aprobado en una comisión de la cámara alta.

"Convertir a las compañías de internet en informantes del gobierno desafía el derecho fundamental de las personas a la privacidad", indicó Emma Llanso, del Centro para la Democracia y la Tecnología (Center for Democracy & Technology), uno de los grupos que se oponen al proyecto.

"La gente que sepa que su proveedor de servicio de internet debe entregar al gobierno una amplia gama de comunicaciones y 'actividad' enfrentará un escalofriante efecto en su deseo de acceder a información y manifestar sus opiniones en línea", aseguró.

Los grupos denunciaron que el Senado planeaba aceptar ese pasaje del proyecto sin debate, antes de que el senador Ron Wyden se opuso, bloqueando temporalmente el texto.

El legislador indicó que el texto "obligaría a compañías como Twitter y Facebook a decidir cuándo los dichos de un usuario constituyen 'actividad terrorista'".

Según la coalición de activistas, el pasaje cuestionado fue añadido al texto en sesiones cerradas de una comisión del Senado y exigiría a plataformas de redes sociales, proveedores de telecomunicaciones, servicios de 'nube' y sitios de internet darle a las autoridades información personal y sobre las comunicaciones de sus usuarios si hay sospechas de actividad terrorista.

"Con esta disposición se corre el riesgo de que gente totalmente inocente sea investigada por el gobierno en un procedimiento que no incluye límites al uso de la información entregada ni salvaguardias contra abusos", señaló.

La carta está firmada, entre otros, por la Unión estadounidense por las Libertades Civiles, Human Rights Watch, la Federación de Consumidores de Estados Unidos y la asociación de la industria del software y la information.