China Internacionales -  7 de agosto 2015 - 15:19hs

China quiere poner fin a ola de suicidios en su campaña contra la corrupción

Los fiscales y los investigadores chinos que investigan la corrupción serán sancionados en caso de que los investigados se suiciden, anunciaron las autoridades, tras una oleada de muertes de funcionarios que están en el ojo de mira de la justicia.

La gran campaña anticorrupción que se lleva a cabo dentro del Partido Comunista chino y en las empresas estatales ha provocado desde hace dos años destituciones masivas, pero también un aumento de los suicidios de las personas objeto de investigación.

Uno de los casos más recientes es el del presidente de una gran empresa manufacturera estatal, que se ahorcó en su oficina, poco después de que se empezaran a investigar las cuentas de la empresa.

Al menos 50 responsables del Partido y funcionarios gubernamentales han muerto "por causas no naturales" desde 2012, informó en enero la revista económica china Caixin.

Y es que la Fiscalía popular china - órgano supervisor de los fiscales de los tribunales del país - hizo público el jueves ocho directivas para enmarcar la forma en que se deben llevar a cabo las investigaciones sobre "abuso de poder" y malversaciones cometidas por funcionarios públicos.

Una de ellas determina que los investigadores y procuradores serán suspendidos y sancionados, "según la ley", en caso de que debido a actos "ilegales" o "gravemente irresponsables" de su parte las personas investigadas se "fuguen, sean heridas o cometan suicidio".

De hecho, está totalmente prohibido que los fiscales acepten dinero de las empresas sospechosas, impongan "medidas coercitivas no razonables" u obtengan confesiones bajo tortura, recuerda el texto.

"Se trata de un código de conducta para los fiscales en la batalla contra la corrupción", "líneas de alta tensión" que nadie debe "tocar", comentó la Fiscalía Suprema, que promete "tolerancia cero".

En 2013, cinco investigadores del Partido Comunista y un fiscal en Wenzhou (este) fueron condenados a penas de cárcel de entre 4 meses y 14 años, a raíz de la muerte del patrón de un grupo público muerto ahogado cuando intentaban hacerle confesar.

FUENTE: AFP