VIENA Internacionales -  19 de agosto 2015 - 15:06hs

ONU permite a Irán inspeccionar sitio nuclear

Un acuerdo secreto con una agencia de la ONU permitirá a Irán usar sus propios expertos para inspeccionar un sitio presuntamente utilizado para fabricar armas nucleares, de acuerdo con un documento al que tuvo acceso la Associated Press.

La revelación seguramente disgustará a los detractores estadounidenses e israelíes del acuerdo firmado por Estados Unidos, Irán y cinco potencias en julio. Esos detractores afirman que el acuerdo se basa en la confianza en los iraníes, lo que Washington niega.

La investigación del sitio nuclear Parchin por la Agencia Internacional de Energía Atómica de la ONU está vinculada con una investigación más amplia de denuncias de que Irán ha intentado fabricar armas atómicas. Esta es parte del acuerdo alcanzado por Irán con seis potencias.

El acuerdo de Parchin es un trato colateral por separado entre la AIEA e Irán. Estados Unidos y las otras cinco potencias que firmaron el acuerdo nuclear no fueron parte de este trato, pero la AIEA les informó sobre él y lo aprobaron como parte del paquete mayor.

Sin divulgar su contenido, el gobierno del presidente Barack Obama ha dicho que el documento es un arreglo técnico normal entre la AIEA e Irán sobre aspectos concretos de la inspección.

Todo país miembro de la AIEA debe informar a ésta acerca de sus programas nucleares. Para algunos países esto se limita a un informe anual sobre el material nuclear que poseen. Pero los países sospechosos de proliferación nuclear, como Irán, están sujetos a mayor estudio que puede incluir inspecciones estrictas.

Pero el acuerdo se diferencia de las inspecciones normales porque esencialmente cede la autoridad de la AIEA a Irán. Permite a Teherán emplear sus propios expertos y equipos en la búsqueda de pruebas de actividades que ha negado de manera consecuente: el intento de fabricar armas nucleares.

La evidencia de esa concesión, tal como está expuesta en el documento, incrementará la presión de los opositores en el Congreso en Washington al examinar el acuerdo del 14 de julio y votar sobre una resolución de rechazo a principios de septiembre. Si se aprueba esa resolución y Obama la veta, los opositores necesitarían dos tercios de los votos en ambas cámaras para lograr la aprobación. El propio líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, ha insinuado que los opositores del acuerdo probablemente perderán.

La Casa Blanca ha negado las afirmaciones de los detractores de que existe un "acuerdo colateral" secreto favorable a Teherán. El secretario de Estado John Kerry ha dicho que el documento de Parchin es similar a otros acuerdos de rutina entre la AIEA y sus estados miembros, y el jefe de la agencia, Yukiya Amano, dijo a los senadores republicanos la semana pasada que está obligado a no revelar el contenido del documento.

En esta nota: