Egipto Internacionales - 

Lágrimas y abrazos de los primeros británicos repatriados de Sharm el Sheij

Los primeros turistas británicos repatriados de Sharm el Sheij tras el siniestro del avión ruso mostraron su emoción al llegar a Londres y criticaron las pobres medidas de seguridad de las fuerzas egipcias.

"La seguridad en Egipto era escandalosa", explicó Nathan Hazelwood a la prensa congregada en el aeropuerto de Gatwick. "Se podía pagar dinero para pasar seguridad rápidamente, sin ser registrado", añadió.

El primer avión con los turistas llegó por la tarde a Gatwick. Se trata del primero de los dos vuelos de la aerolínea británica Easyjet que llegará al Reino Unido desde Sharm el Sheij trayendo a casa a un total de 359 turistas, de los 20.000 que esperan la repatriación.

"Estoy muy emocionada de estar en casa con mi familia, no creí que fuéramos a volver", dijo Emma Kent entre lágrimas.

"El piloto fue ovacionado cuando aterrizamos. Creo que mucha gente se preguntará si quiere volver a Egipto. No por el terrorismo, porque creo que eso puede pasar en cualquier sitio, o momento, sino por cómo se manejó todo luego", explicó Nicky Bull, una mujer de unos 60 años.

"Era un desastre. El aeropuerto, las peleas... Muy mal. Todos pasamos seguridad con botellas de agua de nuestros hoteles", algo que teóricamente está prohibido, "así que no, la seguridad no ha mejorado" en Sharm el Sheij tras el siniestro del avión ruso.

Robert Cappa, de 36 años, que regresaba con su mujer e hijo, sí tuvo palabras amables para los egipcios: "nos cuidaron, nos dieron de comer, nos dieron más información que Easyjet o el gobierno británico".

Se espera la llegada de otros vuelos este viernes, aunque la aviación civil egipcia decidió autorizar sólo ocho de los 29 vuelos que estaban listos para repatriar a los británicos.

Londres decidió asumir personalmente el regreso de los turistas y despachó a sus propios expertos en seguridad, según medios británicos, porque sospecha que alguien colocó una bomba en la bodega del avión ruso que se estrelló el sábado al salir de Sharm el Sheij, matando a sus 224 ocupantes.

Los pasajeros repatriados sólo podían llevar equipaje de mano y el resto de sus pertenencias llegará ulteriormente.

En esta nota: