EL CAIRO Internacionales -  10 de enero 2016 - 12:16hs

Se reúne el primer Parlamento egipcio en 3 años

El primer Parlamento egipcio en más de tres años, una cámara de 596 escaños llena de partidarios del presidente, Abdul Fatá el Sisi, se reunió el domingo.

La asamblea, elegida en noviembre y diciembre, es también la primera cámara electa desde que El-Sisi, como jefe del ejército, lideró el golpe de Estado para derrocar al presidente Mohammed Morsi en 2013 tras protestas masivas contra el líder islamista y su Hermandad Musulmana.

El Parlamento anterior estaba dominado por islamistas y fue disuelta por una orden judicial en 2012.

La primera tarea de la nueva legislatura será ratificar los 300 decretos presidenciales emitidos por El-Sisi desde que asumió el poder en junio de 2014, y por el presidente interino Adly Mansour antes que él. Según la Constitución, estos decretos deben ratificarse en 15 días desde la sesión inaugural. De lo contrario, quedarán derogados.

Entre esos decretos hay una ley que restringe severamente las manifestaciones en la calle y una ley antiterrorista que limita la libertad de prensa y concede amplios poderes a la policía.

La sesión del domingo es principalmente de protocolo, en la que los legisladores juran el cargo uno a uno. También se esperaba que la cámara eligiera a un presidente y dos vicepresidentes. En un gesto de patriotismo, algunos de los parlamentarios sostuvieron banderas egipcias al jurar el cargo.

Luego de la caída de Morsi, El-Sisi anunció tres medidas para devolver a Egipto a un gobierno democrático: la adopción de una nueva Constitución y elecciones presidenciales y parlamentarias.

Pero el proceso se ha desarrollado en paralelo con una dura represión contra los islamistas y otros disidentes que ha supuesto la encarcelación de miles de personas. La Hermandad Musulmana, que arrasó todas las elecciones desde el alzamiento de 2011 que derrocó al presidente autócrata Hosni Mubarak, fue clasificada como grupo terrorista.

La participación en las parlamentarias del año pasado rondó el 30% y la mayoría de los elegidos apoya al presidente.

Egipto combate una creciente insurgencia islamista centrada en la zona norte de la península del Sinaí. Los insurgentes se atribuyeron un atentado contra un avión de pasajeros de una aerolínea rusa estrellado en el Sinaí en octubre. En el suceso murieron las 224 personas que iban a bordo, y dio paso a cancelaciones generalizadas de vuelos y un golpe devastador a la vital industria turística egipcia.

La economía egipcia apenas logra mantenerse a flote y afronta presiones contra su moneda, un sector turístico golpeado por años de inestabilidad y una inflación de casi el 11%.

FUENTE: AP