AP

Un hombre de Arkansas fue sentenciado el viernes a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional por la muerte por asfixia de una agente de bienes raíces.

Arron Lewis conoció su castigo poco después de que un jurado lo condenó por homicidio calificado y secuestro en relación a la muerte por asfixia de Beverly Carter en septiembre de 2014. Carter, de 50 años, desapareció después de decir a su esposo que estaba mostrando una casa a un posible comprador en una zona rural cerca de Little Rock.

Publicidad

Los fiscales en el juicio de Lewis, realizado en Little Rock, dijeron que el acusado y su esposa Crystal Lowery, de quien está separado, citaron a Carter para que les mostrara una casa y la secuestraron para pedir rescate por su liberación. Ellos argumentaron que Carter fue asesinada cuando el plan de cobrar un rescate no funcionó. Su cadáver fue descubierto en una tumba poco profunda en una planta de cemento donde Lewis trabajó alguna vez, y una autopsia mostró que la víctima fue asfixiada.

El abogado de Lewis argumentó que Carter murió accidentalmente durante un acto sexual consentido, lo cual fue calificado por los fiscales como una absoluta patraña.

Publicidad

Barbara Mariani, vicefiscal del condado Pulaski, dijo en sus argumentos de cierre del juicio que la defensa no demostró que existiera duda razonable en el caso, y en lugar de ello presentó una historia por parte de Lewis que era hiriente para amigos y familiares de Carter.

"No fue suficiente observarla morir aterrada lentamente; él continúa la victimización después de su muerte", enfatizó Mariani.

Pero el abogado defensor Bill James argumentó que problemas financieros, problemas maritales y otros asuntos bien pudieron llevar a Carter a tener una aventura amorosa.

Lowery se declaró el año pasado culpable de homicidio en primer grado y secuestro, y fue sentenciada a 30 años de prisión.

Publicidad

Publicidad