CIUDAD DE MÉXICO Internacionales -  14 de febrero 2016 - 15:26hs

Papa Francisco oficia misa en Ecatepec

Comenzó la misa en el suburbio de Ecatepec, al norte de Ciudad de México. Será la segunda celebración del Papa Francisco en México y estará presidida, de nuevo, por una imagen de la Virgen de Guadalupe, adornada con una ofrenda de flores blancas a sus pies.

En Ecatepec habitan 1,6 millones de personas, es una de las localidades más pobladas del país, y la misa también es de grandes proporciones: más de 300.000 personas han acudido a la cita, el altar es enorme y el retrato de la Guadalupana también.

Un enorme altar fue colocado en un terreno baldío junto a un centro de estudios universitarios y antes de iniciar la celebración religiosa, una orquesta interpretó varias piezas musicales.

Una espesa neblina se cierne sobre el Valle de México donde se localiza la capital mexicana y el suburbio de Ecatepec, donde el papa Francisco dará una misa multitudinaria al aire libre.

Hay un olor notable a humo en el aire y los rascacielos en un distrito de negocios del centro de la ciudad están opacos por la bruma.

El gobierno de Ciudad de México informó a través de Twitter que había un incendio de pastizales en San Salvador Atenco, a unos 10 kilómetros (6 millas) del sitio de la misa papal.

El gobierno está reportando en general calidad de aire "malo" y recomienda a las personas que sufren de asma y otros problemas respiratorios evitar actividades al aire libre.

Esto no es inusual para la capital, conocida por su esmog, y está por debajo de las calificaciones "muy malo" y "extremadamente malo".

El papa Francisco llegó a Ecatepec a bordo de un helicóptero que despegó desde una base militar en el centro de Ciudad de México. El suburbio al norte de la capital es donde celebrará la misa más multitudinaria de todo su viaje.

Poco antes, cuando se dirigía al campo militar a bordo del papamóvil, el pontífice pidió hacer una parada para acercarse a los fieles y se bajó del vehículo justo donde estaban un grupo de monjas esperando el paso de la comitiva.

Los guardias de seguridad pidieron silencio al público, que dejara de corear consignas por unos momentos mientras Francisco bendecía a las religiosas.

Luego las abrazó y siguió su camino ante cientos de personas que, por tercera jornada consecutiva, se apostaban junto a las vallas para verle aunque fuera solo unos segundos.

Con música y las notas de "Las Mañanitas", miles de mexicanos saludaron al papa Francisco en el inicio de su segunda jornada completa por el país.

"¡Francisco, hermano, ya eres mexicano!", "¡Se ve, se siente, el papa está presente!", gritaban afuera de la residencia del representante del Vaticano.

Antes de partir hacia la periferia de Ciudad de México y celebrar la que se espera sea la misa más multitudinaria de su viaje por el país, Francisco salió de la Nunciatura apostólica y dedicó varios minutos para convivir con algunas de las personas que lo aguardaban: familiares con niños, a quienes besó y bendijo, y mujeres y hombres en silla de ruedas.

Francisco permanecerá cinco días en México y aunque viajará a cuatro estados del país, cada noche volverá a la capital para pasar la noche en la Nunciatura. El gobierno mexicano ha dicho que esa decisión fue para que el papa descansara en un lugar más cómodo y no por razones de seguridad.

El pontífice estará en algunas localidades marcadas por la violencia y la pobreza, y en sus primeros discursos ya hizo duras críticas al narcotráfico y la corrupción.

El domingo es la segunda jornada completa del primer papa latinoamericano por México.

Abrigados por el frío, los mexicanos están llegando a un enorme explanada en un suburbio a las afueras de Ciudad de México para lo que se espera sea el mayor evento masivo que dará el papa Francisco en su viaje de cinco días.

Después de pasar un día entero en el esplendor del centro histórico de la capital mexicana, Francisco se dirige a la periferia de la ciudad para la misa en Ecatepec, un enorme suburbio habitado por 1,6 millones y donde los cárteles de la droga dominan y la tasa de homicidios, en especial de mujeres, es particularmente alta.

Peregrinos usando gorras blancas se envolvieron con cobijas debido a las bajas temperaturas que descendieron hasta unos 3 grados Centígrados (30 Fahrenheit) mientras caminan arduamente las calles que conducen a donde será la misa, un lugar con capacidad para 400.000 personas.

Se espera que Francisco ofrezca un mensaje de esperanza y aliento a una parte de México donde la extorsión y las desapariciones son hechos de la vida cotidiana.

FUENTE: AP