HONG KONG Internacionales -  5 de septiembre 2016 - 10:21hs

Jóvenes activistas ganan elecciones en Hong Kong

Una nueva generación de jóvenes activistas hongkoneses que quiere cambiar la forma en que Beijing gobierna la ciudad sureña china se alzó el lunes como la gran ganadora de las elecciones legislativas locales.

Una participación récord en los comicios del domingo ayudó a llevar a los recién llegados a la cámara. El más conocido es Nathan Law, de 23 años, un exlíder estudiantil de las protestas prodemocráticas masivas que paralizaron Hong Kong en 2014. Law fue el segundo más votado en su distrito de Hong Kong Island, que otorga seis escaños.

El partido de Law, Demosisto, fundado este año con el joven líder de las protestas Joshua Wong, reclama un referendo de "autodeterminación" sobre la situación futura de Hong Kong, que está en medio de un proceso de transición de 50 años hacia el gobierno chino.

"Demuestra cómo quiere cambiar la gente de Hong Kong", dijo Law a la prensa cuando se le preguntó por su victoria. "La gente vota por una nueva forma y un nuevo futuro de nuestro movimiento democrático".

En otro resultado inesperado, los datos oficiales mostraron que Yau Wai-Ching, de 25 años y miembro de Youngspiration, formado durante las protestas de 2014 y que propone un plan similar al de Demosisto, se hizo con un puesto en el Consejo Legislativo. El otro candidato del grupo, Sixtus Leung, de 30 años, también parecía dirigirse a una victoria según los resultados aún parciales de su distrito electoral.

Los recién llegados consiguieron sus contundentes victorias canalizando el creciente sentimiento contra China al desafiar a sus rivales pro Beijing, que contaban con recursos formidables.

Los nuevos parlamentarios forman parte de una hornada más amplia de activistas radicales que hicieron campaña reclamando la autonomía completa de Hong Kong o incluso su independencia de China, reflejando el temor a que Beijing esté erosionando la considerable autonomía del territorio, así como la frustración por que las protestas de 2014 no lograran unas elecciones auténticas para elegir al máximo gobernante de Hong Kong.

Esto supone una ruptura con los establecidos y tradicionales partidos "pandemocráticos", que han reclamado que los votantes puedan elegir a más legisladores y al gobernante, o director ejecutivo, de la ciudad, que ahora es elegido por un comité de personas privilegiadas y afines a Beijing. Sin embargo, estos grupos tradicionales nunca cuestionaron que Hong Kong sea parte de China.

Unos 2,2 millones de personas, o el 58% de los votantes registrados, votaron en las elecciones del Consejo Legislativo, la participación más alta desde que Gran Bretaña cedió en 1997 el control de la ciudad.

Otro novato, el activista de reforma de tierras Eddie Chu, de 38 años, ganó 84.121 votos, la cifra más alta conseguida por uno de los 200 candidatos que competían por 35 escaños en demarcaciones geográficas. Los votantes de toda la ciudad escogieron además a cinco personas para los "súper escaños".

En la cámara también hay 30 escaños ocupados por representantes de grupos empresariales y comerciales en sectores como contabilidad, finanzas, medicina y pesca. La mayoría de estos legisladores apoyan a Beijing porque sus miembros tienen estrechos lazos con la élite comunista en la China continental.

En juego está el poder de mantener en el cargo al impopular director ejecutivo de la ciudad, Leung Chun-ying, que cuenta

En juego está el poder para mantener a raya al impopular líder local respaldado por Beijing, Leung Chun-ying, y a su gobierno. Los legisladores prodemocráticos necesitan controlar al menos 24 de los 70 escaños para conservar la capacidad de veto y bloquear propuestas de ley como la polémica reforma electoral instigada por Beijing que provocó las protestas de 2014.