Matteo Renzi, Primer ministro de Italia, formaliza renuncia. Foto/AFP

AFP

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, derrotado el domingo con un estruendoso referéndum, formalizará este miércoles su renuncia tras la aprobación del Senado de la ley de presupuestos.

La decisión fue anunciada con un tuit por el mismo Renzi y abre una fase negociaciones políticas que podría concluirse con la convocación de elecciones anticipadas.

Publicidad

"Aprobado los presupuestos formalizaré mi renuncia a las 19H00. Gracias a todos. Viva Italia", escribió Renzi en un tuit.

Renzi, quien renunció al cargo inmediatamente tras perder el domingo el referéndum sobre la reforma de la Constitución, aceptó permanecer unos días más en el poder de manera que el parlamento aprobara la ley de presupuestos para 2017, clave para la estabilidad económica del país.

Publicidad

El gobierno decidió pedir el voto de confianza en el Senado para la ley de Presupuestos - aprobada ya por la Cámara de Diputados - para evitar toda modificación y agilizar el proceso.

La ley, clave para la estabilidad económica de Italia, fue sometida a un voto de confianza, que obtuvo 173 votos a favor, 108 en contra y ninguna abstención.

El jefe de gobierno formalizará su renuncia ante el presidente de la República, Sergio Mattarella, el único con el poder de disolver el Parlamento, convocar elecciones anticipadas y nombrar un gobierno de transición.

Todo parece indicar que Renzi quiere salir rápidamente del limbo político en que se encuentra.

Paralelamente, Renzi presidirá este mismo miércoles una delicada reunión del Partido Democrático, de centroizquierda, del que sigue siendo el secretario general, durante la cual se evaluará la profunda división interna que generó el referéndum y la estrategia para el futuro.

Luego se dirigirá a la sede de la presidencia de la República para reunirse con Sergio Mattarella, quien le pidió el lunes que postergue la dimisión para aprobar los presupuestos.

La mayoría de la clase política pide elecciones anticipadas así como el nombramiento de un gobierno técnico con el fin de que se armonice la ley electoral, ya que la Cámara de Diputados cuenta con un sistema de votación diferente al Senado, lo que complica todo el escenario político.

Un enredo muy complejo sobre el cual deberá pronunciarse el 24 de enero la Corte Constitucional, instancia que tiene la última palabra.

"Elecciones ya o nos tomanos las calles para protestar", amenazó el miércoles Matteo Salvini, líder de la Liga Norte, el partido contrario a la inmigración.

La renuncia de Renzi no parece implicar su salida de escena y fuentes de prensa sostienen que tiene planes de futuro, convencido de que recibió el apoyo del 40% de los electores en el referéndum en que se encaró solo contra todos los partidos, un capital con el que cuenta para las elecciones anticipadas.

Según observadores, Renzi estaría impaciente de volver a la batalla política lo más rápido posible y espera que se convoquen elecciones para febrero o marzo después de que se apruebe una nueva ley electoral tras el fallo en enero de la Corte Constitucional.

El ambicioso Renzi, de 41 años, deberá enfrentar varios obstáculos, entre ellos su propio partido y aunque no ha dado declaraciones públicas sobre sus planes, deberá seducir a las diversas corrientes de su propia formación, irritada con su estilo autoritario.

El PD, que tiene la mayoría del Parlamento, podría pedir elecciones anticipadas y en ese caso el presidente Sergio Mattarella tendría que convocarlas.

Publicidad

Publicidad