EFE

La desconfianza en las vacunas ha desencadenado un grave brote de sarampión en Filipinas, con casi 7.000 casos y más de 100 muertes, por lo que las autoridades sanitarias iniciaron hoy una campaña para inmunizar unos 5.000 niños al día.