Director de HRW apela ante Tribunal Supremo israelí para impedir deportación

EFE

El director regional de la ONG Human Rights Watch (HRW) en Israel y Palestina , Omar Shakir, presentó hoy ante el Tribunal Supremo israelí una apelación contra la orden de deportación forzosa que le daba de margen hasta el 1 de mayo para abandonar el país al ser acusado de apoyar el boicot.

Tras la apelación presentada hoy, Shakir y HRW han solicitado una orden judicial que impida su expulsión inmediata y le permita permanecer en la región hasta que la corte dé una respuesta a su recurso, informaron en un comunicado.

Publicidad

"Se me permite permanecer en Israel hasta que el Tribunal Supremo se pronuncie". Su resolución "se espera en cuestión de días", concretó Shakir a Efe, y agregó, los próximos días seguirá trabajando con normalidad y a la espera del veredicto final.

Shakir explicó la semana pasada en una entrevista con Efe que impugnaría la decisión tomada hace dos semanas por el Tribunal de Distrito de Jerusalén, que ratificó el 16 de abril la expulsión ordenada por el Gobierno israelí en mayo de 2018, y le dio un plazo de dos semanas para que se marchara al alegar que apoya el boicot a Israel.

Publicidad

El director de HRW denuncia que, en caso de ser definitivamente deportado, sería el primer extranjero al que Israel revoca su visado de trabajo por este motivo, al aplicarse por primera vez la reforma a la Ley de Inmigración de 2017, que permite rechazar la entrada de personas que boicotean al país.

En el recurso presentado hoy argumenta que esta ley "vulnera las libertades fundamentales protegidas constitucionalmente, incluida la libertad de expresión y la prohibición de discriminar por convicciones políticas o ideológicas", declara Shakir.

Expertos en derechos humanos de la ONU también expresaron la semana pasada su preocupación por la decisión de Israel de deportar a Shakir, y pidieron su revocación al considerarla una amenaza al activismo y a la libertad de expresión.

Shakir, que niega haber apoyado al boicot durante su trabajo con HRW, cree que la orden para que se vaya del país "muestra una nueva faceta que sienta un precedente muy peligroso" contra las organizaciones humanitarias que trabajan en Israel y los territorios palestinos.

Además, lamenta que se incluya en esta acusación la labor de la ONG, que recientemente publicó un informe para denunciar los negocios turísticos en colonias israelíes en los territorios palestinos ocupados.

Israel ya negó el visado a Shakir en febrero de 2017 al considerar que HRW se dedica a hacer "propaganda" en favor de los palestinos y no a defender los derechos humanos, gesto que una quincena de ONG humanitarias israelíes condenaron, tras lo que dos meses más tarde se le concedió un permiso de estancia.

Publicidad

Publicidad