EFE

El papa Francisco viajó hoy a Rakovski, la localidad búlgara en la que se concentra un tercio de los católicos del país, donde dio personalmente la primera comunión a 245 niños procedentes de todo el país, durante su segunda jornada de su viaje a Bulgaria.

Celebró una misa en este pequeño pueblo búlgaro de 17.000 personas en la iglesia del Sagrado Corazón y a la que asistieron cerca 10.000 fieles llegados de varias partes del país, y la mayoría tuvieron que seguir fuera del templo la ceremonia gracias a las pantallas instaladas.

Publicidad

Dentro de la pequeña iglesia sólo estaban los catequistas y los niños y niñas, entre 8 y 9 años, vestidos con sus túnicas iguales y las pequeñas con flores blancas en el pelo, a los que el papa Francisco dio uno a uno la comunión.

El papa argentino con este gesto llevó su cercanía a la pequeña comunidad católica del país, de cerca 68.000 personas, y que representa menos del 1 % de la población búlgara.

Publicidad

"Vosotros, queridos niños y niñas, habéis venido aquí de todas partes de esta 'Tierra de las rosas' para participar en una fiesta maravillosa, que estoy seguro no olvidaréis nunca: vuestro primer encuentro con Jesús en el sacramento de la Eucaristía", les dijo a los niños.

Y les instó a "rezar siempre con el entusiasmo y la alegría que tenéis hoy" y recordó que "este es el sacramento de la Primera Comunión y no de la última".

En esta jornada en Rakovski, el papa también visitará la iglesia de San Miguel Arcángel para un encuentro con la comunidad católica búlgara.

Publicidad

Publicidad