ONGs egipcias denuncian negligencia médica en cárceles tras muerte de Mursi. Foto/AFP

EFE

Dos organizaciones de derechos humanos egipcias denunciaron hoy la falta de asistencia médica adecuada en las cárceles del país, sobre todo para los presos políticos y activistas, tras la muerte ayer del expresidente Mohamed Mursi después de casi seis años de detención en duras condiciones.

La organización no gubernamental Red Árabe para la Información de Derechos Humanos destacó en un comunicado que el fallecimiento del exmandatario reabre la cuestión de las "condiciones de deterioro en las cárceles de Egipto y de los presos políticos, que incluyen la negligencia médica, el aislamiento prolongado, la prohibición de visitas".

Publicidad

ANHRI (por sus siglas en inglés) agregó que "Mursi no fue la primera víctima de los abusos de derechos humanos y debería ser la última".

El islamista, que falleció ayer de forma repentina durante la sesión de un juicio contra él, había estado casi seis años en régimen casi de aislamiento y carecía de la asistencia médica que requería para la diabetes y otras afecciones, según denunció repetidamente su familia, abogados y organizaciones de derechos humanos.

Publicidad

"El asesinato lento de los prisioneros opositores en Egipto no puede ser tolerado o recibido en silencio", dijo la organización, que recordó que miles de opositores de todas las tendencias políticas y de todas las edades están "languideciendo en las prisiones", que se asemejan a "tumbas".

ANHRI señaló además que las quejas e informes presentados a la Fiscalía respecto a las condiciones de los presos "ya no reciben respuesta".

Por su parte, la organización Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales (EIPR, por sus siglas en inglés) lamentó hoy en un comunicado la muerte de Mursi "a causa de falta de cuidados médico necesarios", lo cual es considerado por la ley egipcia como "un asesinato".

La muerte de Mursi "por esta negligencia deliberada debe servir para dirigir la atención sobre las condiciones sanitarias en las cárceles egipcias, sobre todo para los activistas y políticos", destacó la nota.

Asimismo, EIPR denunció que la situación de los detenidos se ha deteriorado en los últimos años, "en los que la falta de cuidados médicos se ha convertido en un castigo adicional, como una forma de venganza y de asesinato".

En un informe anterior, la ONG había recopilado 14 casos de negligencia médica en la cárcel, incluido uno mortal, pero había señalado que es difícil documentarlos por la falta de acceso a la información sobre los enfermos, cuyo expediente médico no puede consultar ni la familia, ni los abogados, ni los propios afectados.

Hoy mismo, el gubernamental Servicio de Información del Estado (SIS) criticó a la organización Human Rights Watch (HRW), que aseguró que la muerte de Mursi era "completamente predecible", porque se le estaba negando la "atención médica adecuada".

El SIS replicó en un comunicado y acusó a HRW de "asumir prematuramente que Mursi murió por negligencia médica sin aportar ninguna evidencia o prueba", agregando que el último informe de la organización sobre la situación de salud del expresidente es de junio de 2017.

Publicidad

Publicidad