Bruselas y Londres se preguntan si podrán frenar a Johnson

AP

En Bruselas y en Londres hay una pregunta que cada vez se escucha más: ¿Se puede frenar a Boris Johnson?

El primer ministro británico dijo que Gran Bretaña abandonará la Unión Europea en menos de 90 días, ya sea con un acuerdo de divorcio o sin uno _situación que parece ser la más probable. Con los británicos y el bloque europeo acusándose unos a otros de torpedear un acuerdo, los legisladores a favor de permanecer en la UE harán un último esfuerzo para evitar un Brexit sin pacto.

Publicidad

Sin embargo, no está claro si el Parlamento podrá detener a un primer ministro que insiste que Gran Bretaña dejará el bloque el 31 de octubre “pase lo que pase”.

“En teoría sí puede”, comentó Vernon Bogdanor, experto constitucional británico, a la cadena BBC. “En la práctica es muy muy difícil”.

Publicidad

En conformidad con la ley, Gran Bretaña abandonará la UE el 31 de octubre, fecha cuando el periodo impuesto por el bloque expira. El plazo original del 29 de marzo fue extendido en dos ocasiones debido a que los políticos británicos no se pusieron de acuerdo en los términos de la salida y rechazaron varias veces el acuerdo de divorcio alcanzado por la entonces primera ministra Theresa May con el bloque.

Johnson aseveró que utilizará “todos los recursos” para obtener un acuerdo nuevo y mejorado. Sin embargo, no ha sostenido negociaciones con los líderes de la UE y ha hecho exigencias que el bloque casi seguro rechazará. Gran Bretaña insiste en que la UE debe volver a poner el acuerdo de salida en la mesa de negociaciones y retirar una prohibición en la frontera irlandesa que es contraria a lo que buscan los legisladores británicos a favor del Brexit. La UE señaló que no negociará el acuerdo.

Las dos partes se acusan de estar torpedeando las negociaciones. Michael Gove, el ministro británico a cargo de las preparaciones en caso de una salida sin acuerdo, dijo el martes que estaba “profundamente triste” de que la UE se “niega a negociar con Gran Bretaña”. Pero la portavoz de la comisión de la UE, Annika Breidthardt, manifestó que la puerta del bloque está abierta “si el Reino Unido desea sostener un diálogo y clarificar su posición con más detalle”.

A medida que aumentan las tensiones, Johnson ha instruido a los funcionarios británicos a “acelerar” las preparaciones para una salida sin acuerdo, reservando más de 2.000 millones de libras (2.400 millones de dólares) para contratar agentes fronterizos, medicinas de reserva y prepararse para las demoras de los camiones alrededor del puerto de Dover para cruzar el canal de la Mancha.

Muchos economistas señalan que un Brexit sin acuerdo desencadenará una recesión y causará un caos económico, con escasez de alimentos frescos y otros productos. Advierten además que las revisiones aduaneras afectarán los puertos británicos.

Publicidad

Publicidad