HONG KONG Internacionales -  13 de octubre 2019 - 10:47hs

Los manifestantes en Hong Kong cambian de táctica

Siguiendo el ejemplo de la antigua filosofía militar china, los manifestantes en Hong Kong cambiaron de estrategia el domingo y se congregaron en pequeños grupos en varios lugares de la ciudad, en lugar de organizar una gran marcha, perseguidos por policías que intervinieron para hacer enérgicas detenciones.

La táctica de guerrilla pretendía maximizar las interferencias y la visibilidad de las protestas en un momento en el que las manifestantes contra el gobierno empiezan a dar signos de flaqueo en su quinto mes. La presión del gobierno, con una prohibición a las máscaras que llevan muchos manifestantes y episodios de extrema violencia este mes, parece haber aplacado a algunos manifestantes y mermado las cifras de asistencia.

La idea de cambiar de estrategia para adaptarse a una situación cambiante y maximizar los recursos está muy arraigada en la mentalidad china, como se describe en el antiguo tratado militar “El arte de la guerra”, e inspiró a los rebeldes comunistas de Mao Zedong en su campaña hasta alcanzar el poder de China en 1949.

En Hong Kong, los manifestantes hablaban de ser “como agua”, fluidos y adaptables.

“Es una especie de manifestación de guerrilla”, dijo Edmund Tang,, de 59 años, que durmió ante la sede de la policía en el centro de Hong Kong, donde se reunieron unas 200 personas el sábado y aún seguía habiendo gente el domingo. La prohibición impuesta una semana antes a las máscaras en manifestaciones, que puede conllevar un año de prisión, ha disuadido a algunos manifestantes que asistieron a marchas más grandes, señaló.

“Ya no es posible conseguir que salgan 100.000 personas”, dijo. Protestar en grupos pequeños y difusos complicará los esfuerzos de la policía, añadió.

Pero la policía también se adaptó. Dispersa en varios puntos, no tardaron en hacer numerosas detenciones. La policía apareció en el lugar unos minutos después de que manifestantes vestidos de negro levantaran una barricada improvisada en un distrito comercial de Kowloon, y salieron de sus vagonetas para perseguir a los sospechosos.

Los agentes derribaron a un joven vestido de negro y después de lo llevaron en volandas. También una joven enmascarada que parecía cojear fue conducida lejos de la protesta.

En otro punto de la ciudad, la policía corrió por un centro comercial, utilizando las escaleras mecánicas para perseguir a sus objetivos. Una de las congregaciones más grandes reunió a cientos de personas en un centro comercial de Shatin donde se han celebrado protestas habituales.

Las protestas comenzaron en respuesta a una ley de extradiciones ya abandonada que habría permitido juzgar a residentes en Hong Kong en tribunales controlados por el gobernante Partido Comunista en la China continental. El movimiento ha ido evolucionando hasta incluir demandas más amplias como una reforma electoral y una investigación sobre supuestos abusos policiales.