Constructora peruana pide perdón por delitos que la vinculan a Odebrecht

EFE

La constructora peruana Graña y Montero pidió "perdón a todos los peruanos", en un anuncio publicitario en el que adelanta que cambiará de nombre, a raíz de los delitos en los que están implicados sus exdirectivos al haberse asociado y participado en los sobornos de la brasileña Odebrecht en Perú.

La empresa peruana publicó un anuncio, en varios diarios de Lima, en el que expresa que le pide "perdón a todos los peruanos", sobre una fotografía, en blanco y negro, del edificio principal de la firma.

Publicidad

"Ya no somos Graña y Montero, ese nombre ya no nos representa", anunció.

"Estamos construyendo una nueva compañía, cuyo cimiento es asegurar que lo que pasó, jamás vuelva a suceder", añadió la empresa.

Publicidad

Tres de los máximos directivos de Graña y Montero, José Graña, Humberto Graña y Mario Alvarado, renunciaron a sus cargos en el 2017 debido a las imputaciones de que estuvieron al tanto de los sobornos pagados por su socia Odebrecht en los grandes proyectos de infraestructura en los que formaron un consorcio en los últimos años.

Los exfuncionarios son investigados actualmente por la Fiscalía por presuntamente haber participado en los sobornos que Odebrecht entregó en Perú para hacerse de grandes obras de infraestructura como el Gasoducto del Sur, en el Gobierno de Ollanta Humala (2011-2016), y por formar parte del "Club de la Construcción", un grupo de empresas que se beneficiaban de las licitaciones estatales mediante el pago de coimas.

El nuevo gerente general de la constructora, Luis Díaz, informó a la Superintendencia del Mercado de Valores que la junta de accionistas de la empresa ratificó su decisión de concretar un acta de entendimiento mutuo para la culminación de un procedimiento de colaboración eficaz con la Fiscalía y la Procuraduría.

El exdirector de Odebrecht en Perú Jorge Barata confirmó ante fiscales peruanos la existencia del "Club de la construcción" y que su empresa, que ha firmado un acuerdo de colaboración con la Justicia peruana, también formó parte de él.

Agregó que las empresas peruanas con las que participó en consorcio en algunos de esos proyectos estaban al tanto y contribuyeron con los sobornos y pagos irregulares que se efectuaban para obtener las licitaciones.

Además, Graña y Montero también ha resultado implicada en el proceso por lavado de activos contra la excandidata presidencial Keiko Fujimori, actualmente bajo prisión preventiva.

El exdirectivo José Graña declaró a la Fiscalía que entregó 25.000 dólares a la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) para que la transfiera, a su vez, a la campaña publicitaria que la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) promovió a favor de la candidatura de Fujimori en el 2011.

Publicidad

Publicidad